La emboscada política del gobierno de Duque, del Centro Democrático y de los fajardistas.

 

Lo que nadie se imaginaba era que quienes querían reinstalar el control en Corantioquia, habían montado una emboscada o trampa política. Se trataba de hacer creer a quienes respaldaban a Ana Ligia Mora que el gobierno y el Centro Democrático la estaban apoyando, para que bajaran la guardia. Abruptamente llegó a Medellín en la tarde del miércoles el ministro del medio ambiente Ricardo Lozano, quien traía entre manos las instrucciones para votar a favor del fajardista Carlos Naranjo.

El Reverbero de Juan Paz conoció que aquí en Antioquia se olfatearon la trampa, y en la votación les dieron la sorpresa.

Llama poderosamente la atención que el gobierno del presidente Duque, el Centro Democrático del expresidente Uribe y la senadora Paola Holguín hubieran liderado la candidatura de un fajardista, cuyo líder, el exgobernador Fajardo, se ha convertido en uno de los críticos más oportunistas del actual mandatario nacional.