Jaime Cuartas saluda y agradece a sus electores para regresar al Concejo de Medellín

@cuartas_jaime

El Concejal de Medellín, Jaime Cuartas (foto), no solo da un parte de victoria, sino que les agradece a quienes lo han acompañado y lo respaldaron en las urnas.

¡Hola, espero que estés muy bien! Ha pasado un poco más de una semana desde el día de las elecciones donde obtuvimos un grandioso triunfo. Estos últimos días han sido muy intensos, cerrando campaña, activos en el escrutinio, cuidando los votos de tantos ciudadanos que nos dieron la victoria. Ahora mi mayor preocupación ha sido no poder responder la gran mayoría de los mensajes afectuosos, cargados de buenos deseos y buena energía que he recibido de ustedes. Así que opté por enviarles un gran abrazo lleno de gratitud.

¡¡Ganamos!! Logramos un triunfo increíble gracias a Dios y a tanta gente buena y generosa como tú que nos acompañó a hacer realidad este triunfo. Esta victoria es también tuya por la amistad, la generosidad, todo el apoyo y la ayuda que nos diste, porque crees en nosotros. Continuaremos trabajando con toda la convicción de construir juntos una Medellín para la gente.

De nuevo mil gracias, un gran abrazo y cuenta conmigo, aquí siempre tienes un amigo. Seguiremos avanzando y creciendo.

 

El Jodario: La corrimpisiña

@eljodario

Por Gustavo Alvarez Gardeazábal (foto)

Por estos días que se reúne en Cali un Foro sobre “el compliance” o el conjunto de procedimientos y buenas prácticas de las empresas y organizaciones buscando conocer en detalle lo que se ha hecho en otras partes de este mundo, (cada vez más corrupto), para implementar normativas antisoborno y antifraude o que impidan la manipulación  de mercados financieros, valdría la pena no entusiasmarnos tanto con la viga en el ojo ajeno y aprender a perder el miedo para encontrar la paja en el nuestro.

La corrupción no ha sido ajena a la humanidad. Eso lo sabe la supermaga Hui Chen que ha venido a este foro de Cali. Si en alguna parte de la historia de la humanidad se pudo instituir un imperio en base a la corrompisiña, que no a la simple corrupción, fue en la China de sus ancestros. Parece que ahora, cuando volvió a ser gran imperio, el asunto no se les ha olvidado y cada tanto vemos en la China, como en tantas otras partes del mundo, desfilar hacia el patíbulo a los condenados por haber sido pillados. Y así lo fue en Rusia y en la corrompida Albión y en la estricta Alemania y lo ha seguido siendo no porque el capitalismo sea el verdadero culpable y el comunismo su otro socio, sino porque en la eterna pelea en saber qué fue primero, si el huevo o la gallina, la corrompisiña no se conoce dónde comienza, si en el mundo de los privados, de los comerciantes, de los industriales y de los terratenientes o en el de los gobernantes o de los hacedores de leyes y normas.

Sería muy interesante que la señora Hui Chen se llevara de su visita a Cali la idea de que, mientras subsistan los elementos para que la corrompisiña exista, no se podrá normatizar la anticorrupción. Es decir que mientras no haya leche será imposible que se fabriquen quesos. No son las normas estrictas las que imponen el orden, son las ideas imaginativas que superen las geniales de los bandidos las que deben imponerse.

gardeazabal@eljodario.co