“Hablan de campaña limpia y me vienen dando garrote desde noviembre”: Andrés Guerra

 

Gran Ciudad. El precandidato a la Gobernación de Antioquia por el  Centro Democrático, Andrés Guerra Hoyos (foto), aunque ha brillado por ser respetuoso desde que aspiró en 2015 a la Gobernación, y como presidente de la colectividad hasta hace algunos meses, no se aguantó más al señalar que no es posible hablar de contienda sana cuando le vienen dando garrote desde noviembre del año anterior.

Guerra Hoyos denunció al portal Gran Ciudad, que dirige el colega Juan Carlos Hurtado, que cada semana circulan unos panfletos físicos y en redes sociales en los que difaman contra él y su familia.

“Es cierto que mi hermano  Bernardo Alejandro Guerra Hoyos afronta un proceso judicial ante el Tribunal Administrativo de Antioquia, pero los temas deben tratarse de manera individual, y no confundirlos por parte de quienes pretenden enlodar mi campaña que he hecho de manera juiciosa”, aseveró Guerra Hoyos.

También explicó que nada tuvo qué ver con que le quitaran el aval a Liliana Rendón Roldán en 2015. “Fue una decisión de las esferas altas del Partido y es la hora que no sé las razones de la misma, y aún así me siguen haciendo responsable del tema”.

Guerra Hoyos sostuvo también que ha recorrido por lo menos tres veces el Departamento, que ha participado en más de 10 foros del CD recientemente, y que a más tardar el próximo 12 de abril se sabrá si le dan el aval dependiendo de los resultados de una encuesta.

Sobre esa decisión aseguró que será respetuoso de la misma, que aceptará con seriedad lo que suceda, y rodearía a Wilson Gómez, en caso de que éste sea elegido.

El precandidato recordó que hace 19 años hubiera podido tomar el camino fácil de quedarse en el Partido Liberal al lado de su padre, pero contra la corriente se presentó un día en la finca del senador Álvaro Uribe para expresarle que quería apoyarlo y desde ese momento ha sido coherente con él.

Por esa razón cuando el Partido de la U dejo de ser de Uribe, tuvo la gallardía de abandonar la curul en la Asamblea, y demostrar que no es un hombre  que se deja tentar por la burocracia que perfectamente le ha hecho guiños durante estos años de estar con la “Siembra” por una Gobernación, como lo expresa con una sonrisa inquebrantable de optimismo.

También recuerda que hubiera podido aspirar por un número significativo de firmas de un posible movimiento “Sembremos”, pero en aras de la coherencia con el senador Uribe, acepta todos los mecanismos que el Partido le exige para ganarse el aval.

Mientras llega el 12 de abril, sigue madrugando, recorriendo nuevamente municipios y recalcando su propuesta  de una Antioquia más incluyente, no la de los panfletos y los insultos.