Fuego amigo en Centro Democrático, con riesgo de “lilianazo” @CeDemocratico @AlvaroUribeVel

Hay consenso, inclusive al interior del partido Centro Democrático, que ganar la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia en las próximas elecciones es casi un imposible, y más ahora, que después del triunfo eufórico de Iván Duque en esta región, ni siquiera ha tenido la normal luna de miel en el primer año de su gobierno. (foto fuego amigo).

Por eso se escuchan voces, en voz baja y algunas en voz alta, que uno de los dos candidatos de Uribe debe renunciar. Dicen que esa pelea es más peligrosa que un tiroteo en un ascensor… ¿Pero quién debe tirar la toalla?

Un bando defiende la aspiración de Andrés Guerra a la Gobernación, y por tanto el candidato a retirar sería el de la alcaldía, Alfredo Ramos Maya, porque no pega, según dicen…. 

Comentan que Alfredo Ramos tiene problemas de comunicación, que los procesos contra su padre lo pueden perjudicar, y que hace cuatro años no fue leal con su partido, y siendo senador se la jugó con Fico para la alcaldía, quién le ganó por muy poquito a Juan Carlos Vélez, el aspirante oficial del Centro Democrático. 

Algunos se preguntan ¿Con qué autoridad va a exigir disciplina el candidato a la alcaldía del Centro Democrático?

Los más incisivos, dicen sentir un fresquito y rumoran que es víctima de su propio invento, y que se pegó un tiro no en un pie, sino en la sien… Porque el mismo Fico le puso competencia con su candidato y amigo del alma Santiago Gómez, a lo que se le agrega toda la maquinaria del municipio. Nadie sabe para quién trabaja, es otro comentario que se escucha por los pasillos de La Alpujarra. 

Y como si lo anterior fuera poco, hay ramistas pura sangre que dicen: “Con el doctor Luis Alfredo lo que sea, pero que con ramitos quizás, quizás, quizás… El Reverbero de Juan Paz, escuchó que Santiago Gómez, el de Fico, espera que el “lilianazo” sea en la Alcaldía y no en la Gobernación.

El otro bando sostiene que el candidato a retirar es el de la gobernación, Andrés Guerra, porque en los medios de comunicación y en los debates no le va bien, y argumentan que además le han faltado acercamientos con otras fuerzas políticas.

Y comentan también que desde hace 4 años y sobre todo después del arrollador triunfo de Iván Duque en Antioquia, Andrés Guerra se ha sentido más gobernador que candidato…

Pero lo más grave, es que especulan que los procesos que se adelantan contra su hermano Bernardo Alejandro lo podrían perjudicar. Los procesos están caminando, y no son inventos, ni calumnias.

Algunos hasta piensan: ¿Qué tal que la víctima de un “lilianazo” sea el mismo Andrés Guerra, quien hace cuatro años, a sabiendas que Liliana Rendón se había ganado limpiamente su candidatura, aceptó remplazarla?

Sorpresas te da la vida… y la política…