28 noviembre, 2020

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

Federico Restrepo en la U. de Medellín: peor el remedio que la enfermedad

@UdeMedellin @sergio_fajardo El nombramiento de Federico Restrepo Posada como rector de la Universidad de Medellín, agitó no solo el mundo académico, como era de esperarse, sino también el mundo político, por su afinidad incondicional con el candidato presidencial Sergio Fajardo. 

A propósito de este nombramiento, muchos piensan que cae como anillo al dedo el refrán popular: “El remedio puede ser peor que la enfermedad”.

Si bien es cierto que, en la rectoría de Néstor Hincapié, la política invadió el centro universitario, convirtiendo la universidad en una especie de directorio político, se reconoce que, en cuanto a la planta física, los programas, las acreditaciones y en especial las finanzas, la universidad mantuvo su destacado buen desempeño.

La preocupación es que con el nuevo rector se está cambiando la política liberal de Néstor Hincapié y de Aura Marleny Arcila, por la politiquería solapada y peligrosa del fajardismo.

Pero el principal riesgo, es que al menos el rector Néstor Hincapié, desde el punto de vista empresarial, de crecimiento y sostenibilidad financiera, pudiéramos decir que ganó las materias, pero los antecedentes del nuevo rector Federico Restrepo, indican por donde ha pasado, no ha aprobado ninguna de estas asignaturas, y para acabar de ajustar, las ha reprobado con pésimas notas.

Su experiencia laboral ha sido en la firma Integral donde trabajó 23 años y se desempeñó como gerente, pero la entregó quebrada, hasta el punto que en el año 2005 entró en Ley 550 o de intervención económica.

Después el alcalde Fajardo lo nombró Director de Planeación de Medellín, donde su gestión dejó mucho qué desear. Inclusive en el caso de la educación que nos ocupa, y que era la principal bandera de gobierno de Fajardo, Medellín no salió bien librada en las evaluaciones. Le ganaron muchas ciudades y municipios de Antioquia sin tantos recursos.

En el campo de la construcción de infraestructura educativa, ni siquiera valió que el doctor Federico fuera ingeniero civil y viniera de trabajar en la firma de ingeniería Integral, ni que el alcalde Fajardo perteneciera a familia constructora, por cierto ya fracasada y en grandes líos, como quién dice: en casa de herrero, azadón de palo.

En la alcaldía de Fajardo se gastaron cientos de miles de millones en infraestructura educativa, entre ellos $160.000 millones provenientes de EPM, en proyectos que tuvieron exagerados e injustificados sobrecostos y prórrogas y problemas de calidad de las obras, precisamente por problemas de mala planeación.

A propósito, no vayan a permitir que el rector Federico toque la deslumbrante biblioteca de la universidad, acuérdense de lo que pasó con la Biblioteca España.

A todo lo anterior, se agrega lo más delicado, y es que sobre un rector no deben existir dudas sobre sus antecedentes éticos. Tal como lo ha publicado El Reverbero de Juan Paz, fueron evidentes los conflictos de intereses del doctor Federico, cuando asistió a la Junta Directiva de EPM durante la alcaldía de Fajardo.

No tuvo la delicadeza de declararse impedido cuando se le prorrogaban, adicionaban y se le adjudicaban los contratos a dedo a Integral, firma que había quebrado y en la que había trabajado 23 años.

Pero ahí no termina todo, cuando llegó a la alcaldía de Medellín el fajardista Alonso Salazar en al año 2008, Sergio Fajardo lo impuso como gerente de Empresas Públicas de Medellín, y si ni siquiera se ruborizó adjudicando millonarios contratos a Integral, algunos de los ellos con adiciones superiores al 300%.

A propósito, la concejal Paulina Aguinaga en su libro EPM PARA MAÑANA ES TARDE, escribió que Integral se recuperó de su quiebra 9 años antes de lo previsto, coincidiendo con la llegada del doctor Federico a la Junta directiva y a la gerencia de EPM. Por cierto, graves problemas del proyecto Hidroitungo son atribuidos por expertos a fallas en los diseños y asesorías hechos por esta firma y a decisiones tomadas durante la gerencia del doctor Restrepo.

Indagando por los méritos académicos del doctor Federico, lo único destacado es que ha estado al lado de Fajardo, quién en múltiples ocasiones se autoproclama como científico, dizque porque pasó por los lugares donde Albert Einstein y Kurt Gödel pasaban horas discutiendo sus ideas en el Instituto de Estudio Avanzados, en Princeton.

El Reverbero de Juan Paz no ha podido encontrar donde le otorgaron el título de científico, por si alguno puede ayudar.

Así, que el nuevo rector de la Universidad de Medellín, tiene muy claro a cuál candidato presidencial le va ayudar. Recuerden inclusive que fue su gerente de campaña en las anteriores elecciones presidenciales, y por más que siga intentando posar de académico y no político, más se va a enredar.

Lo cierto es que Restrepo no es académico, si es politiquero y si ha sido mal gerente.

Ojalá y la universidad no se convierta en otro escampadero fajardista, igual que Comfama.