20 enero, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

Falleció Gabriel Ochoa, el mejor técnico, el amigo

Por Jairo León García Uribe

Gabriel Ochoa Uribe era un técnico respetado y reconocido por su recia personalidad.

Como editor deportivo del periódico El Mundo tuve la oportunidad de entrevistarlo muchas veces. Era muy afable con los periodistas, pero no se dejaba manosear de nadie.

El cúmulo de títulos dice el resultado de su trabajo. Su nombre brilla en la historia del fútbol colombiano, en el que logró títulos nacionales como técnico en Milllonarios (5), Santafe (1) y América (7).

Aunque era serio al máximo, tenía grandes cualidades: Era una persona sencilla y agradecida.

En alguna ocasión en el periódico El Mundo lo invitamos a un desayuno en el restaurante de Savatore Bagino, en los bajos de Suramericana. Creo que ese día nos acompañó el gran colega Wbeimar Muñoz Ceballos.

Gabriel Ochoa era tan rígido en su disciplina que pidió que el desayuno fuera a las 6 de la mañana, porque los jugadores debían verlo en el hotel muy temprano, ya activo. Y allí llegó al desayuno con puntualidad inglesa.

Cuando llegaba a Medellín con el América siempre me atendía formal, y a los amigos serios los recibía aparte. En alguna ocasión nos sentamos con Oswaldo Juan Zubeldía, el inolvidable técnico de Nacional. Un día antes del clásico de clásicos. Era un hombre de una carcajada abierta, sincera. Disfrutamos de ese desayuno. Nos lo gozamos.

Al otro día del partido, creo que quedó 2 a 2, me envió un mensaje muy bonito, más o menos me dijo: Amigo Jairo un resultado en el fútbol siempre será un accidente. Por encima de los resultados siempre estará la amistad y el hombre.

Pese a lo exigente que era en su trabajo, los jugadores lo querían como a un papá.

Grato recuerdo de un hombre excepcional, serio, querido y amigo. Vivió lo que necesitó para ser feliz.