Espejismo televisado

El oasis que en medio del desierto informativo de la televisión colombiana parecía ser la emisión meridiana de CM& (logo),era apenas -para desgracia de los televidentes – un espejismo.

Para no quedarse atrás de Caracol y RCN que en su sinigual carrera por difundir el mayor número de casos truculentos, el otrora maestro Yamid Amat echó por la borda los principios del mejor periodismo para convertirse simplemente en un sucesor más de doña Consuelo de Montejo y su Bogotano.

Esta semana que concluye, en una de sus emisiones, las primeras seis noticias tenían que ver con sangre o semen, extravagante y asqueroso coctel que parece ser el único plato en el desagradable menú ofrecido por la televisión nacional.

Cuando hablan de la misión formativa y cultural que deben ejercer los medios de comunicación, estos directores no escuchan porque andan embebidos en seleccionar lo más tremebundo del día para dárselo a los espectadores.

¿Así es como don Yamid va por el segundo lugar en sintonía? (EJE XXI).