El uribismo se siente ganador y los opositores se ven perdedores @CamaraColombia @AlvaroUribeVel @CeDemocratico @SenadoGovCo #JuanPaz

 

Había muchas expectativas por el concepto de la Corte Constitucional, con relación a si las objeciones presentadas por el presidente Duque eran inconvenientes o constitucionales. Más aún si algunos medios de comunicación habían especulado sobre un concepto anticipado de la Corte Constitucional, según el cual el alto tribunal iba a negar las objeciones del Gobierno.

Cuanto la Corte Constitucional dijo que el Congreso debía tramitar las objeciones, la sorpresa fue total. El uribismo, pese a los conceptos optimistas, en el fondo pensaban que la Corte iba a decir que no, y la oposición estaba convencida que su batalla iba a ser victoriosa contra la posición del Gobierno.

La verdad es que el concepto de la Corte cogió a ambos bandos por sorpresa

Sin embargo el senador Uribe Álvaro Uribe (foto) calificó de “normal” que el alto tribunal se declarara inhibido para estudiar objeciones a la JEP porque era lo que debía suceder, según él.

“Al presidente no se le puede despojar de la competencia para objetar por inconveniencia, ni al Congreso se le puede despojar de la competencia para tramitar las objeciones. Así como cuando ganó el ‘No’ e insistimos en un acuerdo que el gobierno de la época no permitió, ahora insistiremos en un acuerdo en el Congreso para aprobar las objeciones del presidente Duque”, le dijo el expresidente a El Nuevo Siglo.

La senadora Angélica Lozano (foto), de la Alianza Verde @PartidoVerdeCol, le dijo a Caracol Radio, que no comparte la decisión de la Corte Constitucional, aunque la respeta.

Y la representante Juanita Goebertus, dijo:

“Como oposición, no ganamos esta discusión. La decisión tomada es salomónica, pero acatamos lo que dice la Corte Constitucional”.

No obstante, cabe mencionar que Iván Cepeda, opositor de las objeciones de Duque, destacó la decisión del alto tribunal, pues silenció “las voces autoritarias que pretendían descalificarla con la acusación de que no respeta el orden del Estado de derecho”.

Ahora, por la decisión de la Corte, el Congreso debe debatir y decidir si acepta o modifica las objeciones. Luego de eso, enviaría a la Corte un expediente legislativo.

A partir del momento en que el Congreso tome una decisión, la Corte asume la competencia para ejercer el control sobre el procedimiento y contenido, y resolverá los problemas jurídicos que surjan, para que la JEP pueda tener la ley para su funcionamiento.