El peronismo vuelve

 

El triunfo del domingo en las elecciones primarias exhibe el éxito de la estrategia de unidad perpetrada por Cristina Fernández de Kirchner

Por Federico Rivas Molina

El País de Madrid.

“Los peronistas somos como los gatos: cuando gritamos creen que nos estamos destrozando, pero en verdad nos estamos reproduciendo”, dijo alguna vez Juan Domingo Perón. Aunque citada una y mil veces, sobre todo cuando el partido se asoma a la insignificancia, la frase resume con efectividad lo que ha pasado el domingo. El peronismo se ha unido, una vez más, pese a los gritos de los últimos meses. Y demostró que aún puede ser una máquina de guerra electoral muy poderosa. Su candidato, Alberto Fernández, sacó más de 15 puntos de ventaja a Mauricio Macri en las elecciones primarias. El resultado lo puso a un paso de la Casa Rosada en las generales de octubre.

El peronismo debe mucho de su unidad a Cristina Fernández de Kirchner. La expresidenta entendió que era el factor que frustraba el entendimiento y, cuando nadie lo esperaba, se apartó de la primera línea. En mayo pasado, nombró a Alberto Fernández como cabeza de una fórmula que la tendría como vicepresidenta. (Lea el análisis).