El Oasis de la vida: Quien eres tú 

Por Luis Carlos Correa Restrepo (foto)

Tú no eres tu apellido, tu color de ojos o de piel. No eres el colegio al que tuviste el privilegio de ir, ni tu título universitario, ni tu éxito laboral ni el cargo que tienes donde trabajas. No eres el carro que manejas ni la casa donde vives; no eres tus viajes, ni todo lo que compras, ni tus conexiones ni tu monto salarial, ni tu dinero. No eres la imagen o estatus que quieres demostrar en las redes sociales, no eres con quien te casaste ni todos los estándares sociales que sigues. Nada de eso te hace mejor que nadie, porque nada de eso habla de quien eres en realidad.

Tú eres la amabilidad que expresas al hablar, el perdón que otorgas cuando te ofenden y la empatía sincera que tengas ante cualquiera que pasa un difícil momento. Eres la generosidad que tengas al compartir lo que no te sobra con otro, eres la tolerancia ante alguien que te impacienta y la humildad de no hacer sentir a otros menos que tú, eres la inclusión al no discriminar a otros por sus gustos, costumbres o posición, eres la gentileza que tengas hacia otro que no pueda hacer nada por ti.

Eres la bondad que muestres ante un niño o un anciano. Eres la inteligencia emocional que proyectas al pensar antes que hablar para no herir a otros.

Eres el aliento que trasmites al que está en el suelo sintiéndose deprimido o derrotado, eres el coraje que le contagias para que se sienta valorado, eres el amor desprendido que le brindas a otro sin esperar nada a cambio.

Eres la sonrisa que le brindas al desconocido que pasa a tu lado caminando o el abrazo honesto que compartes con otro ser humano. Eres la madurez y consecuencia con que llevas la vida, en lo que dices y en lo que haces.

Eres la sinceridad cuando miras al otro a los ojos y le dices te amo, no por inercia sino sabiendo todo lo que el amor de verdad significa.

Frases de Reflexión

La psicología dice: cuando te enfocas en los problemas, tendrás más problemas. Cuando te centres en las posibilidades, tendrás más oportunidades.

Aunque tengas todo, no olvides de donde la vida te sacó.

Nunca he sido pobre, solo he estado sin dinero, ser pobre es un estado mental, y no tener dinero una condición temporal.

Pablo Neruda decía: de la vida no quiero mucho, quiero apenas saber que intenté todo lo que quise. Tuve todo lo que pude, amé lo que valía la pena y perdí apenas lo que nunca fue mío.

Preocúpate más por tu conciencia que por tu reputación, tu conciencia   es lo que eres tú, tu reputación es lo que otros piensan de ti.

No dejes escapar las personas que hacen bonito tu mundo. Y son aquellas personas que permanecen o sea que te reconfortan, te sacan sonrisas, te sosiegan y te mantienen fuerte ante la vida, con ellas las relaciones son sólidas, consistentes y leales. La gente bonita es la sincera, la que aprieta la mano. y cuando mira a los ojos llega hasta el corazón, su sola presencia emociona, porque respetan, porque no juzgan, porque siempre dan la cara, por eso son las personas que hacen lindo nuestro mundo.