El Jodario: El Enbrel @eljodario

 

Por Gustavo Alvarez Gardeazábal (foto)

La noticia la dio el Washington Post y tuve que leerla varias veces. Un medicamento que se usa desde hace rato, “el enbrel”, para combatir la artritis reumatoidea, podría reducir hasta el 64 % el riesgo del alzheimer. Sus fabricantes, Pfizer la farmacéutica europea, lo sabían desde el 2015 pero por esos escrúpulos económicos de los grandes capitales prefirió guardar la noticia y no divulgarla para que otros no la estudiaran y promulgaran sus buenos efectos.

Probablemente para muchos lectores de esta columna y para los oyentes del podcast, la noticia no tiene mucha trascendencia. Pero para quienes hemos vivido  íntimamente el drama de esta enfermedad, que afecta más al entorno que rodea al paciente que a los mismos enfermos, es absolutamente sorprendente porque donde los médicos la acepten y la divulguen y la apliquen, serían millones en el mundo que podrían esquivar ese mal.

El enbrel se consigue en el mercado en cajitas de  4 inyecciones que deben aplicarse subcutáneamente y algunos pacientes de la artritis reumatoidea a quienes consulté y se las han aplicado, me dicen que para su dolorosísima afección es un remedio bastante aliviante. Por supuesto ninguno de los que consulté tiene asomos de alzheimer ni mucho menos que sus médicos les hubiesen dicho que estaban eran aplicándose casi que una vacuna contra el mal de la memoria, que se ha vuelto peste en los mayores de 60 años en casi todo el mundo. Se sorprendieron y no ocultan su felicidad. Pero no sé cuánto durará. La medicina cambia mucho. Los remedios que hoy se usan contra varias enfermedades han sido usados primero contra alguna otra y accidentalmente, como en este caso, se descubre su beneficio con posterioridad. De todas maneras es una muy buena noticia.

LOS APLASTADOS

En un acto que les va a permitir ganar imagen ante la masa de padres el binomio Duque/ Uribe, envueltos en la bandera  de la defensa de los derechos de los niños, han asumido el papel de contradictores de la Corte Constitucional. El presidente, en un rabioso populismo y apelando a la presunta superioridad del artículo 44 de la Carta y el expresidente, separando la subjetividad de los magistrados de la constitucionalidad del fallo, han informado que seguirán exigiendo a la Policía que sancione a quien en espacio público porte alucinógenos, aunque no dicen nada si los uniformados continuarán persiguiendo a quienes beban cerveza en los andenes de las tiendas de barrio o se tomen sus guaros en los parques públicos.

No creo que en Colombia existan más de un millón de fumadores de mariguana, es decir el 2.5% de la población según el Dane. Aplastarlos con la venia del respetable es más fácil que matar un toro en la plaza. Pero les da a Uribe/Duque un aire de popularidad en medio del desprestigio que los inunda porque cuentan  con una ventaja,  los mariguaneros de Colombia no van a unir voluntades en contra del gobernante que hace chancuco a la Constitución y a la Corte. Si algo resigna el que fuma mariguana es su voluntad. No hay nadie más dócil que un mariguanero.

Por supuesto el precedente que se sienta es muy delicado no solo porque presidente y senador incitan a desobedecer a la Corte Constitucional y llevan a la Policía a descuidar otras funciones vitales por satisfacer su capricho, sino porque ambos parecen haber encontrado la forma de reemplazar los fallos que allí se emitan. De esa manera pueden estarse ideando la forma de volver trizas la paz y que, contando con  el aplauso del respetable, usando la vía interpretativa, revivan las objeciones a la JEP. O, como lo han hecho  sus seguidores marchando por las calles, logren que se destituyan las Cortes. Aplastaron a los mariguaneros y se llevaron por los cachos la Constitución.
@eljodario