El Jodario: Congresistas contratistas @eljodario

 

Por Gustavo Alvarez Gardeazábal (foto)

Está a punto de ser un gran remiendo en  la Constitución Nacional la fórmula de autorizar a los congresistas para que se vuelvan contratistas. Envuelta en el papel de celofán de la hipocresía colombiana, que florece con tanta avidez en el Congreso de la República, la mayoría de sus integrantes están sacando avante una reforma de la Constitución para permitir que el 20%  de la inversión del Presupuesto Nacional sea proyectado y dirigido y prorrateado por cada uno de los congresistas. De acuerdo a las cuentas, a cada miembro del desprestigiado Congreso le tocaría, según esa norma, repartir en sus regiones, a ojo y con el disimulo de la burocracia de Planeación y la complicidad de alcaldes y gobernadores, la bobadita de 30 mil millones cada uno.
Si no existiera el FONADE, el gran lavadero de auxilios parlamentarios, esos 30 mil millones que cada uno de los padres de la patria va a repartir a su antojo, podría hasta pensarse que sería una efectiva ayuda para las regiones. Pero como ya sabemos las trapisondas legales que se realizan a través del FONADE o de cualquier entidad del estado para que la inversión se proyecte a voluntad del congresista y se contrate con dedo dirigido y se participe de sus pingües ganancias a un porcentaje que todos cotizan, pero ninguno dice saber que existe, es inevitable temer que estaremos legalizando un renglón más de la corrupción.  Con esos 30 mil millones  los congresistas no solo reciben mermelada pública legal sino que se convierten en contratistas indirectos del estado y consiguen suficiente dinero para seguir haciendo campaña y eternizarse en sus curules.
Faltaría saber si el mismo presidente que fue capaz de intentar volver trizas la paz con sus objeciones, se envalentona y veta este atropello o se hace el de las gafas para conseguir, por la puerta de atrás, el apoyo del esquivo Congreso.
@eljodario
gardeazabal@eljodario.co

CADA VEZ MAS CARO

Aunque el grupo de los furipaisas (afortunadamente cada vez más pequeño pero de todas maneras muy agresivo) no les gusta que se hagan públicas las declaraciones de los funcionarios de EPM, ni las diferencias entre esos y el gobernador Luis Pérez en relación al proceso de Hidroituango, después de las afirmaciones de William Giraldo Jiménez, vicepresidente de Proyectos de Energía de EPM sobre lo que han seguido descubriendo y lo que pretenden realizar para subsanar las fallas, no queda más remedio que pensar en que lo que hay necesidad de conseguir o construir en Hidroituango está saliendo muy costoso, yo diría, demasiado caro.

Dice EPM que se forrarán en tubería metálica los ochos túneles de presión, de 160 metros de largo por 6.2 metros de diámetro y dos pulgadas de espesor. Pero además que la oquedad que se ha presentado entre los túneles 1 y 2 se llenará con la bobadita de 70 mil metros cúbicos que no serán de tierra pisada como la represa, sino de concreto.

Según el vicepresidente de EPM, las preocupaciones han crecido por la llamada “filtración” que se presentó en uno de los túneles de carga y que al ser presentada en video por el noticiero CM& permitió a los televidentes colombianos entender que no se trataba de un chorrito. La solución, que parece que ya estaba pensada, es la que va resultando cara, elevando cada día más los costos finales del proyecto hasta finalmente acercarnos a lo que bajo ningún punto de vista ni los furipaisas ni la gran mayoría de antioqueños pensantes quieren oír: que va a resultar tan caro el kilovatio instalado en Hidroituango que no va a ser el negocio que plantearon ni la solución eléctrica para Colombia. ¿No irá siendo entonces hora de sopesar si vale la pena seguirle metiendo plata a un proyecto con tantos riesgos, tan elevados costos y tan particulares circunstancias geológicas y sociales?

@eljodario

gardeazabal@eljodario.co