El Contraplano: Las lecturas de retrete

 

Por Orlando Cadavid Correa (foto) (ocadavidcorrea@gmail.com)

La acaba de sacar del estadio el equipo de cronistas de la firma bogotana Cuéllar Editores con un llamativo apéndice titulado “Lecturas de retrete”, insertado en la nueva entrega de ‘El almanaque del granjero’, correspondiente al año que nos estamos estrenando.

Los acuciosos investigadores se remontaron a tiempos inmemoriales para descubrir la procedencia del inodoro o excusado, y establecieron que existió hace 4.000 años, en Creta, la isla más grande de Grecia.

Precisiones de los historiadores modernos: “Entre las instalaciones con que contaba el palacio real de Cnosos, en aquella talasocracia o civilización minoica que fue la cultura cretense, figuraba un retrete parecido al que utilizamos hoy, con canal de desagüe, cisterna y taza”.

De la famosa isla salta el relato a la ciudad eterna: ”En la Roma del siglo I se dotó a la ciudad de instalaciones para descargar la vejiga. Se trataba de orinales públicos llamados “columnas mingitorias” o vespasianas, por Vespasiano, el emperador de la época. También existían columnas de esa naturaleza en los salones donde se celebraban banquetes”. (Lea la columna).