El cartel de la toga en la impunidad @CorteSupremaJ

 

El Vencimiento de Términos es una figura jurídica legal que sirve para garantizarles a las personas procesadas el debido proceso. Si después de 240 días de estar privada de la libertad el respectivo juicio no se ha realizado, esa persona debe ser dejada en libertad. Obviamente seguirá vinculada al proceso.

Pero la ira nacional es que el caso de Francisco José Ricaurte rebasó todas las fronteras de la dignidad y el irrespeto a la justicia. Su abogado de la defensa pidió 120 pruebas, de las cuales el juez descartó el 70%, solicitó 90 testigos, y hasta los videos de la DEA. En una clara intención de dilatar, dilatar, dilatar, hasta lograr la prescripción…

Ricaurte es el protagonista activo del vergonzoso entramado del Cartel de la Toga, de  la mano del exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno, y de su colega en la Corte Suprema de Justicia, José Leonidas Bustos.

Ricaurte fue presidente de la Corte Suprema de Justicia, el máximo órgano de la justicia del país. Con Moreno, Bustos, y Gustavo Malo, y faltan otros nombres por salir a la superficie de este asqueroso negociado, se encargaron de que echar por tierra la confianza de los colombianos en la justicia.

¿Y qué hacían? Negociaban sentencias, prolongaban procesos, y hasta montaban también falsos procesos por tarifas exorbitantes.

Ya quedó en libertad Francisco José Ricaurte y su colega de bandidaje, José Leonidas Bustos ya vive en Canadá.

Y como van las cosas con el exfiscal anticorrupción, Luis Gustavo Moreno, no será posible conocer los nombres de los demás exmagistrados o magistrados, o altos miembros de la Fiscalía General de la Nación , vinculados con el asqueroso escándalo del Cartel de la Toga.

Y seguirá rigiendo la ley del “Vencimiento de Términos”, aprovechada por los abogados defensores, para dilatar y dilatar los procesos hasta llegar la prescripción.

Eso quiere decir que el Cartel de la Toga va rumbo a la impunidad, y muchos seguirán en lo mismo. (foto Ricaurte y Bustos).