El brazalete político y mediático @osanperez @CeDemocratico

El escándalo que se ha suscitado a nivel nacional porque el señor Oscar Andrés Pérez (foto) esté haciendo política y posiblemente vaya a ser electo alcalde del municipio de Bello, teniendo pendiente por resolver un proceso penal, ha estado en la información relevante de los medios de comunicación en estos días.

Pero eso no es lo que le llama la atención a los medios. Lo que realmente les produce morbo y eso sí vende, es que lo haga portando un brazalete, puesto por el Inpec, para que “no se vaya a volar”.

Es de suponer que la justicia aprendió de ejemplos como los de Seuxis Pausias Hernández, alias “Jesús Santrich” , Andrés Felipe Arias o Luis Carlos Restrepo a quienes si se les hubiera colocado el aclamado brazalete, su suerte y la del país hubiese sido distinta.

Llama la atención que en la misma noticia no se informe que el señor Oscar Andrés  Pérez ya fue exonerado, tanto por la Procuraduría como por  la Contraloría y tampoco se tenga en cuenta que la medida de prohibir hacer política a un particular, en este caso a un ex funcionario, sin que se le haya resuelto su situación jurídica, es por lo menos decir, exagerada o en lenguaje de abogados  es una decisión ultra petita  que traducido significa “más allá de lo pedido”, afectando con eso un principio básico de la justicia: La Congruencia, por medio de la cual un juez se obliga a que sus decisiones sean concordantes con los hechos.

Es muy relevante el hecho de que el señor Juez, en enero de 2019, le haya impuesto esta medida  únicamente al señor Oscar Andrés, pero, no a los demás implicados, inclusive a algunos de ellos con arresto.

Cabe preguntarse y ¿ahí qué? Esto daría a pensar que el señor Juez no aplicó la medida restrictiva de forma equitativa y esta decisión deja un sabor de política más que de judicial…

Igual se pasa por alto, y no es de poca monta, que el Concejo Nacional Electoral haya ratificado la  inscripción del señor Pérez, en respuesta a una denuncia que pretendía que fuera invalidada.

Tampoco a los medios les llama la atención de cómo un “Honorable Representante”, con varios procesos  judiciales encima, entre ellos uno por posesión de cocaína y sin brazalete del Inpec, sí se pudo posesionar y haga abiertamente política y se promocione en vallas él y sus candidatos a estas elecciones…

No se sabe si el señor Oscar Andrés es o no culpable. Eso los jueces en su sabiduría lo decidirán, pero sí se ve que el tratamiento judicial ha sido especialmente sui géneris y que el citado brazalete tiene poco de penal y mucho de político y mediático.