Duque no ha tenido luna de miel con sus electores

¿Qué le pasa al presidente Duque (foto) con la opinión? ¿Por qué si está cumpliendo su palabra de no negociar sus propuestas con la clase política, su imagen no cuaja en las encuestas?

Las preguntas son pertinentes, porque su caso se ha convertido en un fenómeno político, pues aún no ha cumplido tres meses de Gobierno y su favorabilidad está por debajo del 50%. Los analistas sostienen que por lo general los presidentes comienzan con una innegable luna de miel con sus electores. Pero Duque no.

Aunque otros sostienen que un gobernante no gobierno para las encuestas, hay un aspecto que preocupa bastante. Como se sabe, el presidente Duque no negocia ni negociará con la clase política y está cumpliendo su palabra de negarse a la “mermelada” que abundó a raudales en el pasado Gobierno de Santos. Eso significa que no goza de mucha favorabilidad en el Congreso.

Por eso necesita mucho respaldo popular. Que se vea fuerte en gobernabilidad frente a un Congreso que, más que crítico, se muestra hostil. Y como comentan otros observadores, “el presidente ha estado en contra de la clase política, y se la echó encima, por eso necesita estar arriba en las encuestas, para mostrarse fuerte en el Congreso”.

El panorama es desolador, si se tiene en cuenta que la propuesta de la Ley de Financiamiento, o reforma tributaria, que indefectiblemente afectará a las clases populares. Eso significa que en la próxima encuesta el presidente Duque puede aparecer por debajo del 40% en favorabilidad, lo cual le resta gobernabilidad y capacidad de negociación ante el Congreso.

Recuerden lo que ocurrió con el entonces presidente Julio César Turbay: Aunque los grandes medios siempre lo protegieron, la gente en las esquinas de las calles reflejaba lo que pensaba con sus chistes. Y al presidente Duque lo han molido en las redes sociales.