25 febrero, 2021

¿Didier Tavera cuidando el Covid-19? ¿Un ratón cuidando del queso?

@FNDCol @DidierTaveraA 

Muchos estaban tranquilos por el aterrizaje del exgobernador de Santander en la Federación Nacional de Departamentos, pues porque desde allí supuestamente tiene poca relación directa con recursos de la comunidad. 

Sin embargo, esta mañana cayó un baldado de agua fría, cuando se anunció que será el guardián del plan de vacunación contra el virus, al lado del contralor general Carlos Felipe Córdoba y de la procuradora general Margarita Cabello Blanco. Menos mal tiene dos guardianes al lado… 

Es que Didier Tavera no les ha podido explicarles a los colombianos el escándalo en que está mezclado, en el Programa Alimentario Escolar de Santander. 

Tavera tiene un pasado judicial bastante oscuro. Comenzando por las relaciones de su papá, reconocido narcotraficante asesinado en oscuras circunstancias, con la mafia. 

Como lo dice La Silla Vacía, la poderosa maquinaria liberal santandereana coronó como gobernador 2016- 2019 a Didier Tavera Amado con 313 mil votos. 

Su mandato estuvo lleno de críticas y cuestionamientos, sobre todo por las contrataciones en el Programa de Alimentación Escolar (PAE).  

Como contamos, ya desde el principio, en enero del 2017, Tavera le asignó un millonario contrato a Surcolombiana de Inversiones, pese a que en 2016 había enfrentado cuestionamientos por la intoxicación de niños en un municipio del departamento; por entregar alimentos incompletos y en malas condiciones; por, según las denuncias de veedurías y de la misma interventoría, incumplir con varias condiciones de los millonarios contratos que ejecutó; y por salir beneficiada en licitaciones cuestionadas. Con él, la cuestionada empresa sería responsable de continuar ejecutando, durante el 2017, el PAE en 82 de los 87 municipios de Santander.  

En noviembre de ese mismo año, la Fiscalía capturó, como contó Blu Radio, a la Secretaria de Educación de Santander, Ana de Dios Tarazona, así como al Coordinador del PAE en la Gobernación de Santander, Aníbal González, y a la representante legal de la Cooperativa Surcolombiana de Inversiones, Luisa Fernanda Flórez, por hechos de corrupción en la adjudicación y ejecución del contrato para el suministro de refrigerios y almuerzos escolares en el 2016.  

En septiembre del 2019, la Fiscalía delegada ante la Corte Suprema de Justicia citó a audiencia de imputación de cargos a Tavera, por presuntas irregularidades en el contrato del Programa de Alimentación Escolar del año 2016, y solicitó medida de aseguramiento preventiva con detención para el exgobernador, que se hizo efectiva el 11 de diciembre de ese año y le impidió terminar su mandato. La Fiscalía, que encontró varias irregularidades en la contratación, como la compra de tamales a 30 mil pesos a una empresa de grúas, le imputó los delitos de Peculado por Apropiación a favor de Terceros y Contrato sin cumplimiento de requisitos legales.  

Sin embargo, en enero del 2020, Tavera fue dejado en libertad, pues ya no ostentaba el cargo de Gobernador y ya no podría suscribir otros contratos que pudieran afectar el erario del Departamento. Aun así, continúa vinculado al proceso y asumirá su defensa en libertad. 

Y en agosto fue elegido director de la Federación Nacional de Departamentos. 

Y con ese pasado “tan brillante” colaborará en la vigilancia del Plan Nacional de Vacunación. ¿Es que no tenían más quien a poner a cuidar el queso?