27 noviembre, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

«De King James a Calamity James»: violenta crítica

@jamesdrodriguez 

Marca. Claro. 

Lo difícil no es que lo digan, si al fin y al cabo muchos lo piensan. Lo realmente triste es que la crítica no salva nada del paso de James Rodríguez por Everton y por la Premier League. 

James Rodríguez fue presentado este jueves como nuevo jugador del Al Rayyan de Catar y en Inglaterra, literalmente, lo liquidaron. 

El diario Daily Mail no rescató nada de una primera temporada con algunos destellos de calidad y prefirió la ironía: «De King James a Calamity James», escribió en su análisis sobre el colombiano. 

«La estrella colombiana llegó al Everton como una figura con muchos seguidores, pero se va como un fracaso de renombre marcado por las lesiones», dice el análisis. 

«James (foto) disfrutó de un buen comienzo en su carrera en el Everton, siendo el catalizador de la mejor forma inicial del Everton. Marcó tres goles y registró tres asistencias en sus primeros seis partidos de la Premier League. Pero no pudo mantenerse tras un comienzo alentador y reproducir su mejor forma, sin comenzar más de cuatro partidos consecutivos de la Premier League durante el resto de la campaña.  

Una lesión en la pantorrilla arruinó su temporada de debut en Inglaterra. Sufrió la primera de muchas lesiones en el tempestuoso empate 2-2 del Everton en el derbi de Merseyside» y a partir de ahí ya no se recuperó, resume la nota. 

Según el Daily Mail, «fueron sus acciones fuera del campo las que marcaron el tono de su carrera en el Everton», no solo por el tristemente célebre Twitch en el que reconoció que no conocía el calendario del equipo sino mucho antes, cuando apareció la foto en su jet privado, mientras Everton, aún con Ancelotti, luchaba por entrar en zona europea: «en el último partido de la temporada James estaba lesionado y, en lugar de quedarse a apoyar a sus compañeros (perdieron 5-0 con el City), se marchó en vuelo privado a la Copa América. Con Benítez sustituyendo a Ancelotti llegó el fin». 

El medio resume todas las diferencias entre el jugador y el DT en Real Madrid, culpa al primero por no querer interrumpir sus vacaciones para unirse a la pretemporada y dice que el segundo le dio revancha en la pretemporada con la Florida Cup, pero el jugador no respondió: «su salario era muy alto como para no ser importante. Así se cocinó el traspaso con destino Qatar. Everton terminó casi subastándolo. Poco han tenido que ver el prólogo y el epílogo de James en Goodison Park», concluyó.  

«Cuando tienes un jugador, en la situación que tenemos, que puede estar disponible para el 50 por ciento de los juegos, no es algo que podamos manejar fácilmente», dijo. 

El entrenador culpa a James, quien se cansó de decir en Twitch y en todos lados que estaba físicamente bien, mientras el entrenador decía que tenía «temor por el músculo». Nunca se sabrá quién decía la verdad. 

Y en realidad a Benítez no le interesa para nada referirse más al tema. De hecho, pareció muy contento cuando le preguntaron si esa salida del creativo, el más caro de la plantilla, le daría opciones en el mercado: «Sí, creo que sí. Tuve esa conversación ayer con Moshiri. Es solo para asegurarnos de que hacemos las cosas de la manera correcta, ellos están muy interesados ​​en gastar el dinero y mejorar el equipo». 

La única sonrisa de la charla es porque sin James podrá gastar el dinero que antes le esta vetado. Es todo muy claro: James sabía que no tenía posibilidad, sin importar cuánto se esforzara. Al final era una condena anticipada que, justa o no, lo iba a marginar también de la Selección Colombia. ‘Bien ido’, ese es el mejor resumen del adiós.