29 septiembre, 2020

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

Cubriendo y alineando con un falso positivo de la Comunicación

Por Adriana Cardona López

Dicen los que saben que el proceso de Paz sigue dando mucho de qué hablar.

La rebeldía periodística alcanzará para tratar de meter a la cárcel a cuanto no nos guste y con un acto de vandalismo periodístico acabaremos con el buen o mal nombre del adversario.

Nos hacemos las víctimas y las verdaderas víctimas caen en el juego. Y como somos tan finos y Educados la desobediencia Civil se enquista y está de moda.

Las inclinaciones políticas se sacuden; como los perros finos, los muy finos nos hacen creer que lo peor que nos ha pasado es la indigna Farc, Eln. Y estos aprovechan la situación y trataron de ganar la guerra en el campo de batalla y “no pudieron”.

Hoy vemos cómo políticamente nos tienen enredados y estos con sus mañas, astucia y costumbres ahí nos van llevando.

En este País la “izquierda” perdió su rumbo pues su  retórica maltrecha se rige por sus pasiones y como somos tan mentecatos les caemos en el juego.

Tendremos que recurrir a la KGB o la CIA pues nos investigan, nos chuzan, nos espían como si todos fuéramos tan importantes y como algunos en Colombia no sufren de complejos, llamaremos como asesores para investigar al ex militante del M-19 doctor y economista Gustavo Petro o por qué no al doctor Roy Barrera y la revista.

Tendríamos que leer un poquito de historia y analizar más el actuar de los Entes de control pues a estos les falta recato, confidencialidad, idoneidad y gallardía  para investigar.

Soltemos la camándula y con mucha prudencia comuniquemos al mundo que en Colombia los desiguales quieren estar a la altura de los iguales, los ex presidentes arreglan sus odios y frustraciones con los más hábiles, algunos asociados quieren ser una carga para el Estado sin darle un golpecito a la tierra.

Acabar con la moral de las Fuerzas Militares de Colombia está fácil. Ya que por este lado algunos quieren que no salga el Sol.

Solo tendremos que inventarnos una que otra conjetura. El tiempo es corto y algunos comunicadores poco asertivos quieren acariciar el alma de las Fuerzas Militares de Colombia a como dé lugar.

Nos trasladaremos hasta el Amazonas si es posible y buscaremos una serpiente la más venenosa, le vendaremos los ojos y le haremos un conjuro para que se aparten de lo injusto y deje de agitar los ánimos y después le enseñaremos cómo es que se deben comunicar los vicios, debilidades y cualidades de los demás.