10 mayo, 2021

Primicias de la pol铆tica, empresariales y de la farandula

Cr贸nica # 165 del maestro Gardeazabal: El beato

@eljodario 

Alguna vez lo cont茅 en un espacio como este. Me toc贸 conocer a la hermana de Ladino, el l铆der campesino de la vereda El Bosque en la monta帽a occidental del Valle. La llamaban 鈥淟a gregoriana鈥 y era en su peque帽a habitaci贸n, desde donde se miraba la extensi贸n del rio Cauca serpenteando por el valle geogr谩fico que recorre en mi departamento, que ella realizaba las operaciones quir煤rgicas imaginarias de Jos茅 Gregorio, el m茅dico venezolano muerto a principios del siglo XX pero que desde el m谩s all谩, seg煤n sus creyentes, ayudaba a operar sin bistur铆 ni anestesia a casos incurables.  

Unos a帽os despu茅s, las balas nunca bien investigadas del Batall贸n Palac茅 y de quien sabe qui茅n m谩s arrasaron con su casa y con 10 miembros m谩s de su familia present谩ndolos como guerrilleros. Yo fui al entierro de La Gregoriana en el cementerio de Riofr铆o porque, aunque he sido un terco descre铆do, ella me inspiraba un extra帽o respeto. Tanto que por un largo tiempo aup茅 para que le siguieran poniendo velas todos los d铆as en su tumba hasta que su recuerdo se perdi贸 en las mara帽as hist贸ricas de este pa铆s. 

Hoy en Caracas, el Vaticano en ceremonia restringida por pandemia, ser谩 elevado a la categor铆a de beato por el papa peronista el m茅dico venezolano Jos茅 Gregorio Hern谩ndez, a quien desde hace d茅cadas sus compatriotas y muchos latinoamericanos, quienes dicen haber sido operados o curados por su intermediaci贸n, ya han declarado como santo.  

Con el descreimiento que ha acompa帽ado al mundo a la par de la vertiginosa carrera de la ciencia resulta muy simb贸lico su camino a la canonizaci贸n cat贸lica, porque es de los pocos que ha resistido el 谩cido de los presuntos defensores de la fe, y el vitriolo de los ac茅rrimos pretorianos de la medicina, y en vez de olvidarse sigue ascendiendo escalones en el conocimiento con solo apelar al acato de lo inexplicable.  

No s茅 c贸mo lo lograron, ni me imagino qu茅 podr谩 sentir alguno de sus pacientes regados ahora por toda Am茅rica luego que comenz贸 el 茅xodo terror铆fico de los venezolanos. Pero, para esas pobres gentes, expoliadas por el hambre y la necesidad y marginados, perseguidos聽y estigmatizados hoy en d铆a casi que聽como trataron a los jud铆os en la Europa Central en los siglos 19 y 20, la llegada del m茅dico Jos茅 Gregorio a los altares es una puertica abierta a su esperanza y, como tal, emocionado lo registro en medio de tanta pesadumbre.

Escuche al maestro Gustavo Alvarez Gardeaz谩bal.