Crisis de la confianza en Colombia

 

Por Saúl Hernández Bolívar (foto)

Hace décadas vivíamos en un país que se fundamentaba precisamente en la confianza, donde la palabra dada valía más que un cheque en blanco y donde todos respetaban a todos.

No hay duda de que la mayoría de las encuestas son ejercicios prescindibles que aportan datos interesantes mas no esenciales; datos que permiten tomar decisiones para capotear coyunturas, más que para resolver problemas de hondo calado. Sin embargo, de vez en cuando hay estudios de opinión que arrojan resultados verdaderamente preocupantes a los que hay que prestarles atención.

La minga criminal de los indígenas terroristas y mantenidos del Cauca —un verdadero secuestro colectivo— hizo que pasara casi desapercibido un estudio presentado la semana anterior, llamado Índice de Medición de Reconciliación, que fue realizado en octubre de 2017 mediante una alianza entre la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID) y la empresa privada de nuestro país.

Según este estudio de opinión, el 86 % de los colombianos no confía en las instituciones del Estado; el 83 % no confía en el sector privado; el 84 % no confía en los medios de comunicación; el 73 % no confía en sus vecinos; el 91 % no confía en los partidos políticos; el 92 % no confía en los movimientos sociales (como la minga); el 90 % no confía en los sindicatos; el 87 % no confía en gobernaciones y alcaldías; y el 88 % no confía en jueces y fiscales. (Lea la columna).