19 septiembre, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Contracorriente: ¿Quién es el presidente electo del Perú?

Por Ramón Elejalde Arbeláez 

Hasta hace pocos meses la inmensa mayoría del pueblo peruano desconocía la existencia de José Pedro Castillo Terrones y con mayor razón ese desconocimiento era total para el resto del planeta Tierra. Hoy Castillo está en la puerta de ser aclamado por las autoridades electorales del Perú como el Presidente electo de esa nación. 

Pedro Castillo es un maestro de escuela, líder sindical en su región, nacido en el pequeño poblado de Puña, municipio de Tacabamba, departamento de Cajamarca, sobre los andes peruanos, al norte del país. Tiene cincuenta y un años de edad y se postuló en representación de Perú Libre, una organización política de izquierda. Fue miembro de las famosas rondas campesinas, de origen comunal y que buscaban proteger su comarca, primero de la delincuencia común y luego de Sendero Luminoso, curiosamente la oposición siempre lo sindicó de pertenecer a este grupo subversivo. Desde 1995 se desempeñaba como maestro de escuela primaria y es magister en Sicología Educativa de la Universidad César Vallejo, de la ciudad peruana de Trujillo. Como hecho curioso Castillo había intentado, sin éxito, llegar en el 2002 a la alcaldía de Anguía, un pequeño municipio cercano a su pueblo natal. Está casado con la también educadora Lilia Ulcida Paredes Navarro desde el año 2000, quienes son padres de Arnold, Alondra y Jennifer.  

Pedro Castillo adquirió notoriedad nacional al dirigir una huelga del magisterio peruano en 2017, que duró setenta y cinco días y donde finalmente los maestros obtuvieron algunas conquistas salariales. Esta actividad lo catapultó a la dirigencia magisterial de todo el territorio de su patria, como que fue elegido presidente del Comité de Lucha de las bases regionales del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación del Perú (SUTEP) y posteriormente fue Secretario General de la Federación Nacional de Trabajadores de la Educación del Perú (FENATEP). 

Varios son los hitos en el ascenso de Castillo Terrones, primero consagrarse como líder sindical en su natal departamento de Cajamarca, luego el éxito de las luchas magisteriales de 2017, posteriormente su conquista de posiciones de comando en los sindicatos del magisterio peruano y el más notorio y reconocido, llegar a la presidencia del Perú. 

No fue fácil para Pedro Castillo su casi segura conquista presidencial. Para que eso se diera tuvieron que inhabilitar a su jefe político, el de Perú Libre, Vladimir Roy Cerrón Rojas, exgobernador de Junín y reconocido médico neurocirujano, lo que le abrió el paso para llegar a la candidatura. Castillo se hizo demasiado fuerte en la sierra peruana, donde los campesinos lo convirtieron en su héroe. Llega a la presidencia del Perú de la mano de los más pobres, por algo su slogan de campaña fue: “!Nunca más un pobre en un país rico!”. El estrecho margen de su triunfo electoral del pasado domingo le complicará mucho a Castillo su gobernabilidad. 

Finalmente bueno es contar las contradicciones ideológicas del próximo presidente peruano. Es marxista, de la izquierda más radical de su país, pero se opone al aborto, a la eutanasia, al matrimonio de personas del mismo género y predica un discurso de mano dura para los terroristas. Ah y es católico practicante. 

Un paso riesgoso el que acaban de dar los peruanos, puede resultarle exitoso como lo fue Evo Morales en Bolivia, pero también puede terminar en una gran frustración. La historia nos dirá como lo hizo José Pedro Castillo Terrones al frente de los destinos de su patria.