26 octubre, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Cómo entronizó el fajardismo en la Universidad de Medellín, el rector Federico Restrepo

@UdeMedellin_ @sergio_fajardo @FedericoRes 

A pesar de que en algunas reuniones de inicio de año el rector de la Universidad de Medellín, Federico Restrepo, expresó que no iba a politizar la institución porque no le interesaba la política, el fajardismo se tomó la institución, como sucedió en Comfama con la venia de su director David Escobar. 

Pero así como Pedro negó a Jesús tres veces, en el claustro de la Medellín se viene creando un fortín político que seguramente pondrá al servicio del fajardismo o del gavirismo en las próximas elecciones, según su conveniencia.  

Poco a poco y lentamente, el rector Federico Restrepo, quien afronta una condena fiscal en primera instancia en la Contraloría General por Hidroituango, ha venido poniendo sus fichas en los cargos más estratégicos. 

La primera en llegar fue la vicerrectora administrativa Claudia Álvarez Barrera, quien se desempeñaba en Eafit como docente investigador. Su experiencia administrativa antes de llegar a ese cargo era nula y hoy por hoy es una de las personas más influyentes en la toma de decisiones de Federico Restrepo.  

La definen como una mujer fría, calculadora, poco cercana a los empleados, difícil de llegarle y de encontrar puntos de acuerdo. Con ella llegaron también todos los demás vicerrectores de la Institución, entre ellos, el vicerrector académico Alejandro Arbeláez quien venía de Proantioquia. 

También, llegó, como asesor de comunicaciones, Mauricio Mosquera, quien meses antes había salido de Comfama (¿cuántos vasos de agua le echaron en la cara?). Mosquera es el poder a la sombra. Su puesto de trabajo está al ingreso del despacho rectoral e influye fuertemente en las decisiones de Restrepo. Se regodea de las influencias que ejerce y le encanta hacer sentir que manda.  

Mosquera frecuentemente se mueve por el campus como si fuera su casa, da órdenes y revisa toda la correspondencia que le llega a Restrepo.  

Para completar su equipo, llevó a Angela de los Ríos como jefe de comunicaciones, con quien también trabajó en la alcaldía de Sergio Fajardo. 

En el Centro de Idiomas fue nombrado Carlos Alberto Álvarez Barrera, quien curiosamente tiene los mismos apellidos de la vicerrectora Administrativa y Financiera. 

Para la nueva Dirección de Innovación fue nombrado Mauricio Villegas Mejía; como director de Campus Digital, Álvaro Neil Monroy; en la dirección de Planeación Diana Patricia Estrada y como director de auditoría, Hernán Darío Vergara.  

La gran mayoría de ellos tienen dos cosas en común: lo primero es no son egresados de la Universidad de Medellín, lo que ha generado gran inconformismo en el ambiente de la institución, y segundo, que han trabajado en campañas o administraciones de Sergio Fajardo o de Federico Restrepo. 

Coincidencialmente, su jefe Fajardo también afronta la misma condena fiscal en la Contraloría General, y una imputación de cargos en la Fiscalía General por su presunta participación en los delitos de peculado por apropiación en favor de terceros agravado y celebración de contrato sin cumplimiento de requisitos legales, cuando fue gobernador de Antioquia. 

Los relacionados anteriormente, son apenas algunos nombramientos de Retrepo en la Medellín, pues la lista es interminable y pasa por secretarias, profesores de cátedra y tiempo completo, auxiliares, analistas y personal de servicios varios.  

Los despidos injustificados son el pan de cada día y los empleados sienten temor por haber hecho parte de la anterior administración. 

Mientras los egresados pedían a gritos un rector que no fuera político, la consiliatura hizo todo lo contrario y nombró a un político más, ya no del liberalismo, sino del fajardismo o gavirismo, pues sabemos de sus acercamientos con este nuevo sector político. 

Amanecerá y… vendrá más información.