Colombia, el reto del consenso político sobre la paz

 

The New York En Español.

Desde que tomó posesión en agosto de 2018, el gobierno de Colombia ha tratado de diseñar nuevas estrategias para promover la paz y la seguridad en un país plagado de conflictos armados y violencia criminal organizada.

Pero, como explica el Programa de América Latina del Wilson Center, el tenso ciclo electoral colombiano se caracteriza por marcadas divergencias con respecto al acuerdo de paz de 2016 firmado por el entonces presidente Juan Manuel Santos (foto) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las conversaciones de paz en curso con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

“A pesar de la polarización, el Presidente Iván Duque ha prometido ha prometido forjar la unidad sobre los desafíos de implementación pendientes y el futuro del diálogo”, señaló el tanque de pensamiento basado en Washington D.C.

No obstante, reconocen que el consenso político en torno a la paz, sin embargo, se ha mantenido esquivo. “Duque ha tratado de equilibrar su compromiso declarado de acordar la implementación con el deseo de su propia coalición política de modificar ciertos aspectos del acuerdo o minimizar su importancia frente a otros objetivos económicos y presupuestarios. Las conversaciones sobre el ELN siguen suspendidas a pesar de los esfuerzos para superar el actual punto muerto”.

Las comisiones de paz de la Cámara y el Senado del Congreso colombiano representan foros únicos para el debate. “Estos organismos incluyen legisladores de diversos partidos políticos y están cada vez más comprometidos en la búsqueda de un compromiso sobre temas clave relacionados con la paz y la seguridad”.