19 enero, 2022

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Cinco horas esperaron a Silvestre Dangond en Medellín, como en épocas de Diomedes…

La gente estaba muy molesta porque Silvestre Dangond no llegaba a su presentación al Diamante de Béisbol aquí en Medellín. Y decían que al mejor estilo de Diomedes Díaz que dejaba plantados a sus seguidores, el cantautor vallenato los puso a esperar cinco horas. 

Este concierto estaba previsto para el 18 de abril del año pasado, pero fue cancelado a causa de la pandemia del Covid-19 y posteriormente agendado para el día de ayer sábado.  

Inclusive en esa fecha el concierto se iba a presentar en La Macerana, pero se reubicó en el Diamante de Béisbol, previsto para las 7 de la noche, según dice la boleta. 

Los aficionados a la música de Silvestre Dangond comenzaron a llegar desde las 5 de la tarde, porque el concierto comenzaba en dos horas. Cayó un aguacero de los de esta época. Y la gente esperaba pacientemente la presencia de artista, quien llegó a las 11 de la noche. 

Pero la versión de los empresarios, es que el Diamante de Béisbol se inundó con el aguacero, y el Dagrd no permitió el inicio del espectáculo, tal como estaba programado, hasta que los bomberos les dieran el visto bueno a las condiciones del escenario, una circunstancia que se les salió de las manos a los organizadores. 

Total, que después de las 11 de la noche Silvestre Dangond inició su presentación, contando toda su vida, lo que degeneró en protestas de la gente que ya estaba impaciente por disfrutar de su espectáculo. 

Le faltó al empresario explicarles a los asistentes, que el Dagrd no permitía cumplir con los horarios, a causa de las condiciones el escenario. 

El Reverbero de Juan Paz conoció que para la próxima presentación del 26 de noviembre, se tomarán las medidas pertinentes, para que se cumplan los horarios convenidos.  

No obstante, los asistentes emparamados y pasados de tragos, decían que así era con Diomedes: El hombre llegaba cinco horas tarde a sus presentaciones, pero se disfrutaba de lo lindo…