19 octubre, 2020

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

Apareció el exrepresentante a la Cámara y expresidente del FNA Augusto Posada…

Pero apareció en los titulares de los periódicos, porque la Procuraduría General de la Nación lo sancionó con suspensión de cuatro meses.

La misma decisión del Ministerio Público también inhabilita por seis meses al exjefe de la Dirección Administrativa de esa entidad, Roberto Pablo Silva Galvis.

El organismo de control conceptúa que ambos exfuncionarios, al parecer, habrían incurrido en irregularidades de contratación.

La Procuraduría logró establecer que Augusto Posada Sánchez y Silva Galvis participaron en actividad contractual con desconocimiento del principio de legalidad de la función administrativa, e incumplieron los deberes propios de sus cargos al tomar la póliza de infidelidad y riesgos financieros No. 2201215003850 con la aseguradora Mapfre, y adelantar el proceso de contratación FNA-DA-PRIV-113-2015, surtido a través de la modalidad de solicitud privada cuando debió realizarse un proceso de solicitud pública.

El Ministerio Público encontró que el exjefe de la División Administrativa del FNA también incumplió los deberes propios del cargo, al no supervisar que se publicaran en el Sistema Electrónico para la Contratación Pública y/o la página de la institución, los actos del proceso contractual.

Dice la Procuraduría que el expresidente del FNA no actuó con la diligencia debida y el cuidado necesario al tomar la póliza sin percatarse que el proceso de selección se adelantó en una modalidad contraria a la que el manual de contratación de la entidad exigía.

La Procuraduría calificó definitivamente las faltas de los disciplinados como graves, a título de culpa gravísima.

La última actuación de Posada como funcionario público fue en diciembre de 2016, cuando renunció a la presidencia del Fondo Nacional del Ahorro y se esfumó para Estados Unidos.

El Reverbero de Juan Paz confirmó que Posada tiene una investigación en la Fiscalía General de la Nación, que puede explotar de un momento a otro. (Procuraduría General).