20 septiembre, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Al oído y en voz baja… La condena de la Contraloría y la imputación de la Fiscalía tienen a Fajardo en graves apuros…

  • En reuniones políticas y privadas el concepto unánime es que Sergio Fajardo (foto)quedó liquidado en su aspiración presidencial.

  • La imputación de cargos de la Fiscalía del 5 de mayo de este año ante el Tribunal Superior de Bogotá, y la Condena Fiscal de la Contraloría General por el daño patrimonial en Hidroituango lo dejan sin aire político.

  • La Fiscalía le imputó cargos al exgobernador por supuestas irregularidades en la celebración de un contrato en dólares -del 5 de diciembre de 2013- entre el departamento de Antioquia y el Banco CorpBanca S. A.

  • La fiscal 8ª Delegada ante la Corte Suprema le imputó los delitos de peculado por apropiación en favor de terceros agravado y contrato sin cumplimiento de requisitos legales.

  • Según la Fiscalía, Fajardo, como gobernador de Antioquia, firmó el contrato de préstamo que habría implicado el desembolso de 77 millones de dólares.

  • “Al momento del desembolso, en 2013, el dólar costaba 1.926 pesos. En 2015, su valor superaba los 3.140 pesos. En ese sentido, la obligación interna contraída en dólares originó un presunto detrimento fiscal por la devaluación del peso que, a corte de 2020, ascendió a un monto estimado de 320.000 millones de pesos”, dijo la Fiscalía al momento de citarlo a la audiencia.

  • Y la Contraloría General lo condenó como fiscalmente responsable a Sergio Fajardo, y a otros 25 vinculados al proceso por el caso de Hidroituango, quienes deberán pagar la suma de $4,3 billones.

  • Aunque es un fallo en primera instancia, el daño político está hecho, dicen analistas y observadores.

  • Con los crespos hechos se están quedando aquí en Medellín quienes le han montado fortines políticos a Fajardo, pensando en elecciones: David Escobar en Comfama y Federico Restrepo en la Universidad de Medellín.

  • En Comfama como lo ha comentado El Reverbero de Juan Paz, hay una verdadera nómina fajardista, y en la Universidad de Medellín la ha venido montando el rector, quien ahora tiene sobre sus espaldas la condena, en primera instancia, de la Contraloría General por el caso de Hidroituango.