28 julio, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Al oído y en voz baja… El presidente Duque dejó la silla vacía y no escuchó a la oposición

@IvanDuque  

  • “Tenemos la obligación de caminar hacia adelante escuchándonos mejor y hallando consensos”. 

  • Pocos minutos después de pronunciar estas palabras en su discurso de 54 minutos, en el acto de la instalación del Congreso, el presidente Iván Duque se estaba olvidando del sentido de sus mensajes.  

  • El presidente habló enfáticamente en contra de la polarización. Y en algunas de estas frases fue interrumpido por los partidos de su coalición con nutridos aplausos 

  • “Aprovechemos este momento que nos permite replantear el pasado y pensar en un futuro de todos: vacunémonos contra el pesimismo, contra el resentimiento, vacunémonos contra el odio y contra el desaliento”, dijo. 

  • Y otra vez el derrame de aplausos, nutrido y eufórico, para cubrir los gritos de las barras. 

  • “Más allá de ideologías, partidos y diferencias, tenemos que salir adelante; darlo todo por la patria porque Colombia no se detiene”, 

  • Y como si fuera poco, el presidente Duque soltó esta frase: “los colombianos no quieren un debate político agresivo, de insultos y ataques…” Y de paso seguido, invitó “a rechazar el camino de la mentira y la calumnia; a que digamos no a promotores del odio y evitemos el camino fácil para obtener placeres momentáneos que dejan cicatrices”. 

  • Y cuando terminó el presidente Duque abandonó el Congreso y no se quedó a escuchar las voces de la oposición. 

  • En su remplazo dejó a su ministro del Interior, Daniel Palacio. Aunque la ley no ordena que un mandatario se quede a escuchar a la oposición, la cortesía sí, y más si él habló en el discurso de “caminar hacia adelante escuchándonos mejor y hallando consensos”.