20 enero, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

Al oído y en voz baja…

@JuanManSantos @CorteSupremaJ

  • Un detalle: El expresidente Uribe fue el primero en informar sobre su medida de aseguramiento: El lanzó la chiva.

  • ¿No es mucha coincidencia que un día antes de la detención del expresidente y senador Uribe, el expresidente Santos salgiera por algunos medios a pregonar gestos de paz y de amistad? 

  • ¿Y a decir que él respeta la institucionalidad de la justicia? Y de contera afirmar muy generoso el hombre, que al expresidente Uribe se le debía respetar la presunción de inocencia, ¿y con esa cara de yo no fui afirmar que le deseaba lo mejor al senador del Centro Democrático?

  • Esto escribió Santos esta tarde: “Como ser humano he aprendido a no desearle el mal a nadie. Espero que el expresidente Uribe pueda resolver su difícil situación. Como ciudadano y demócrata le exijo a la justicia plenas garantías y a los colombianos pleno respeto por la justicia”.

  • Tanta generosidad no cabe en la personalidad de Santos, a quien los colombianos lo conocimos durante 8 años de Gobierno… Tal vez el Gobierno más corrupto en la historia de Colombia.

  • Que salga ahora con cara de paloma, el hombre de la mermelada, que siempre cooptó a sus congresistas de bolsillo, encabezados por Roy Barreras…

  • Muy sospechosas estas coincidencias con Santos… Con Santos nada es diáfano, porque su rasgo principal es la mentira y el engaño… Eso dice su rostro.

  • Y menos creer en la nobleza y altruismo del senador Roy Barrera…

  • Está probado que es mal negocio pelear con las altas cortes y con quienes imparten la justicia

  • Miles de colombianos pagan las consecuencias del propio desprestigio que esos magistrados llevan a sus espaldas…

  • Y cómo se heredan el poder gracias a su capacidad de influencias y al nepotismo que practican vergonzosamente…

  • No hay nada qué hacer… Rogarle a Dios que los hombres de bien no caigan en sus garras…Porque en este país no se le niega una orden de captura a nadie… Y mucho menos a los alias “Santrich” y compañía.