Al oído y en voz baja… (1)

@petrogustavo @CancilleriaCol @jguaido

  • Esta frase del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó , dejó perplejo a Gustavo Petro , él tan acostumbrado a jugar con quien quiere en su cuenta de Twitter:

  • “Gustavo Petro desestima porque es cómplice de la dictadura de Maduro, además con claros indicios de que ha sido financiado a través de dineros de la corrupción venezolana”, aseveró.

  • “Yo creo que hoy obviar lo que pasa en Venezuela, en manera práctica, se hace cómplice la dictadura, se hace cómplice de los grupos terroristas, se hace cómplice del hambre en Venezuela, esto no tiene que ver ideología, no existe tal neutralidad en momentos de tragedia”, señaló el venezolano.

  • Pues Petro le envió un derecho de petición a la Cancillería pidiéndole un pronunciamiento oficial que rechazara las declaraciones del presidente interino, además de “correctivos y sanciones”.

  • La  Cancillería respondió: “es improcedente afirmar que las declaraciones de un jefe de Estado en misión especial puedan vulnerar la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas bajo el entendido que solo es aplicable a funcionarios diplomáticos acreditados en territorio colombiano”.

  • Y agrega la Cancillería: “El Derecho Internacional reconoce a los jefes de Estado en misión especial un régimen de inmunidades con el fin de facilitar la representación de sus Estados y garantizar el ejercicio de sus funciones, de manera independiente en sus viajes al exterior. Asimismo, reconoce esas inmunidades, especialmente respecto de sus declaraciones, incluso estableciendo que no podrán ser juzgados por estas”.

  • Es decir, puntualiza la carta, “no es procedente tomar ninguna de las acciones mencionadas en su comunicación”.

  • Mejor dicho, Petro se quedó con los crespos hechos…