15 julio, 2024

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Adiós papá, pero hasta siempre…

Eladio

Por Francisco Eladio Gómez
Nota:
 El 22 de junio falleció en Medellín don Francisco Eladio Gómez Yepes, respetado empresario y reconocido como el padre de la mercadotecnia en Antioquia. Hizo historia en la compañía Nacional de Chocolates y en los años 50 participó activamente en la construcción del Atanasio Girardot, del cual fue su primer administrador. Fue directivo del Banco de Bogotá, Postobón y Gaseosas Colombianas, antes que pasaran a manos de Carlos Ardila Lulle. El médico Francisco Eladio Gómez Rendón, su hijo, dice que su padre fue el creador de la red de distribución de gaseosas más grande del país, que llegaba a todos los rincones de Colombia. Fue tal su gestión que Coca Cola lo buscó para que extendiera por el país la distribución de sus productos. En febrero el Senado le impuso la orden del Congreso en el grado Caballero, por su carácter recio, sus valores inquebrantables e ideas claras. Gran legado le dejó don Francisco Eladio a Antioquia. Su hijo, el médico Francisco Eladio, le escribió esta bonita nota de despedida:

Te vas a descansar, te vas a reunirte con mi mamá y con Tolita, y con todos tus seres amados que se fueron antes.

Te vas a viajar por las estrellas y disfrutar del conocimiento infinito.

Te vas, pero te quedas para siempre en nuestras mentes, en nuestras almas y en nuestros corazones.

Y nos dejas un legado imborrable de amor, de unión familiar, de lucha, de ganas de vivir, de tolerancia, de fe, de esperanza…

Nos enseñaste a vivir y a amar y a luchar y a salir adelante. Nos enseñaste a ser.

Tus enseñanzas y tu ejemplo para siempre estarán con nosotros y con nuestros hijos y con sus hijos y con sus descendientes. Ese maravilloso legado nos acompañará hasta el final de nuestros días.

Te vas papá, pero te quedas. Sí, te quedas en el rincón más profundo de nuestro corazón, junto a mamá y junto a Tolita.

Te amamos mucho papá. Ya puedes descansar, ya puedes ser libre. Y por siempre nos mirarás desde las estrellas.

Adiós papá, pero hasta siempre.