El Fiscal Montealegre, en la picota


Muy pocas veces han coincidido diarios nacionales como El Espectador y El Tiempo en los conceptos editoriales. La entrevista que le concedió El Fiscal Eduardo Montealegre (foto) a la W, en la cual les notificó al presidente del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga, a su hijo David y al director espiritual del CD Luis Alfonso Hoyos, de los próximos pasos del ente que dirige en los procesos que les sigue, levantó muchas críticas, no solo en el sector que orienta el exsenador y expresidente Uribe, sino en otros movimientos políticos y en varios medios nacionales.

Violento el editorial de El Espectador titulado El locuaz. Miren este párrafo, el eje del editorial: “Poner en funcionamiento la institución que dirige a través de entrevistas periodísticas luce también fuera de lugar. ¿En qué país serio pasa eso? ¿Dónde se ve a un alto funcionario ejerciendo sus funciones primero ante un micrófono? Ha dicho el fiscal que es por transparencia. ¿Sí? ¿Es por eso? ¿Y no genera lo contrario? ¿No ridiculiza un poco el rol trascendental que en este país tiene la Fiscalía? ¿No fortalece el discurso de persecución política de aquellos a quienes investiga y se van? Qué mal mensaje”. Y sobre su propuesta de que el proceso de paz no necesita refrendación del pueblo, le lanzó este dardo: “¿Qué hace un funcionario independiente del Ejecutivo dando sugerencias que facilitarían la aprobación de un proceso liderado por él? Inaudito”.

El periódico El Tiempo lo tituló su editorial Llamado a la prudencia. Pero hace énfasis en si es necesario que el Fiscal, por la autoridad que encarna, hubiera entrado en el terreno de ser calificado como perseguidor del CD que lidera el expresidente Uribe. “Sin entrar en este tipo de consideraciones, sí hay que llamar la atención sobre lo que implica en el ambiente político el que el partido que acaba de conseguir cerca de 7 millones de votos, y que representa a un sector importante de la sociedad, vea cómo uno de sus principales dirigentes se entera de la mencionada novedad de una forma que nada aporta a la causa que la motiva y que, por el contrario, mucho ruido genera. Es leña innecesaria para un fuego que amenaza con causar daños en la institucionalidad y cuyo bombero termina siendo el Ejecutivo, al que se le abre un nuevo frente, teniendo ya suficientes asuntos por atender”. Y descalifica que el Fiscal entre a hacer recomendaciones jurídicas en el proceso de paz.

Foto tomada de http://www.fotosimagenes.org/

 

compartelo

One thought on “El Fiscal Montealegre, en la picota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: