El dedo en la llaga


La columnista María Isabel Rueda (foto) puso el dedo en la llaga con su columna del domingo en El Tiempo, titulada “Colombia: todo tiene que pasar por La Habana”, en la cual hace un análisis sobre cómo la Cancillería guarda silencio sobre todos los asuntos delicados que nos atan a Nicaragua y a Venezuela, y aquí nadie del Gobierno pronuncia una sola palabra. Vean este párrafo de esa magistral columna…

“Hoy nuestra diplomacia se ha vuelto clandestina… no quieren contarnos la verdad. No se permite preguntar cómo se está defendiendo el país del pleito contra Nicaragua… no nos atrevemos a decir una sola palabra contra Nicaragua y contra Venezuela. Solo un reclamo a medias por las acusaciones reiteradas de Maduro sobre el envío de paramilitares. La diplomacia colombiana la está definiendo el proceso de paz, y poco apoco la Canciller se parece menos a la Ministra de Relaciones Exteriores que era y más a la relacionista pública internacional de La Habana en  que se ha convertido. ¿No es hora de instalar una sede alterna de la cancillería en Cuba? Como todo pasa por allá…”

Foto tomada de http://www.fotosimagenes.org/

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: