Muy difícil que el presidente Duque y el presidente del Congreso, Macías, no conocieran sus discursos


Muy larga e intensa la polémica alrededor del gran contraste entre los discursos del presidente Duque y el presidente del Congreso, Ernesto Macías.

Algunos dicen que Macías estuvo en fuera de lugar, porque estaban presentes delegaciones de 17 países y que la ropa sucia se lava en casa.

Sostienen que no era el momento ni la coyuntura para pegarle semejante vaciada al presidente saliente Juan Manuel Santos, en contravía a lo que predicó en su campaña el entonces candidato Iván Duque, quien siempre había dicho que no más a la polarización, a las pugnas, a las peleas políticas y que iba buscar la forma de acabar con las diferencias.

¿Pero sabía Duque el aire y lo tono de lo que iba a decir el presidente del Senado?

Difícil pensar que no… Duque y Macías son amigos personales, fueron compañeros muy cercanos en el Congreso y hasta colegas confidentes en el Senado.

Además son del mismo partido y a la vez ambos demasiado cercanos al expresidente y senador Uribe.

Es más, algunos analistas comentan que inclusive pudo ser una estrategia diseñada con anticipación, pues ninguno de los dos discursos se hace en media hora.

Uno de los argumentos más sólidos, es que no se podía perder la oportunidad: La plaza llena y sintonía total por los canales de televisión que son del Estado.

Era la ocasión maravillosa para cantarle la tabla a Juan Manuel Santos sin la oportunidad que se defendiera, y en contraste el presidente Duque quedaba como un rey, así Macías recibiera toda el agua sucia.

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: