Una noticia que sacudió la clase empresarial de Medellín


Esta noticia, pese a sus connotaciones empresariales y sociales, fue minimizada por los medios de comunicación. Sin embargo fue la comidilla en los clubes sociales de la ciudad, por lo que significa para el padre de las implicadas Ricardo Sierra Moreno (foto), un hombre que en el pasado reciente tuvo que ver en decisiones relacionadas con la política local y regional, pues participaba activamente respaldando candidatos para la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia, como punta de lanza del Grupo Empresarial Antioqueño, GEA, en la búsqueda del control de importantes negocios originados en Empresas Públicas de Medellín, en especial.

Ricardo Sierra Moreno desde 1989 ha sido el presidente de la productora Distrihogar S.A. Anteriormente, se desempeñó como gerente regional de la Corporación Financiera Suramericana S.A. y como jefe financiero de Suramericana de Seguros S.A.

Moreno Sierra también ha sido miembro de las juntas directivas de la Corporación Financiera Nacional y Suramericana S.A., Corfinsura, Industrias Alimenticias Noel S.A., Productora y Comercializadora de Alimentos S.A. (Helados Mimo’s) y la Sociedad Médica Antioqueña.

En marzo de 2016 Ricardo Sierra perdió todo el poder en el GEA. El hombre, quien se creía con autoridad para intervenir e influir en la elección de alcaldes y gobernadores, venía en el grupo desde las épocas de Iván Correa Arango y Javier Gómez Restrepo.

Su separación de las importantes empresas del GEA fue una noticia de una connotación política inevitable.

El Reverbero de Juan Paz ya había dado un campanazo de alerta dos semanas antes de las elecciones territoriales de esa época, entre el 10 y el 15 de octubre, cuando les comentó la indisposición de accionistas locales y extranjeros del Grupo Empresarial Antioqueño, GEA, por la injerencia directa de sus directivas, que no son los dueños, en la política regional, con la intención no solo de imponer el candidato de sus preferencias, sino de vetar a rivales con muy buenas posibilidades.

Sus directivos cayeron en la guerra sucia de patrocinar en forma directa una campaña negra, para desprestigiar al entonces candidato a la Gobernación, Luis Pérez, calificándolo en todas partes de corrupto y de ladrón. Y en este caso en especial, Ricardo Sierra fue protagonista activo.

El sectarismo de Ricardo Sierra en contra de Luis Pérez llegó al límite de afirmar en rueda de prensa en esa época electoral, que “todos los empresarios de bien estaban con Federico Gutiérrez para la Alcaldía y Federico Retrepo para la Gobernación”. ¿Y entonces los demás empresarios, qué?

Accionistas y dueños de empresas del entonces Sindicato Antioqueño expresaban en reuniones familiares y sociales su indisposición contra Ricardo Sierra, por su actitud de andar hablando mal del gobernador en todas partes. “Ese maltrato a otros candidatos que no eran de sus preferencias y en particular al gobernador no solo le hace mucho daño a las empresas, sino a la ciudad”, dijo en su momento un empresario comentando el adiós a Sierra Moreno.

Por todo este contexto empresarial y político, la noticia de sus hijas adquiere un mayor ribete de importancia en la ciudad. Vea el boletín de la Fiscalía:

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: