Elucubraciones: ¿Falso positivo?


Por Eduardo Aristizábal Peláez (foto)

Nos  llama poderosamente la atención un proyecto de Ley que parece está haciendo tránsito en el Congreso de la República, por medio de la cual se reconoce la profesión de Comunicación Social – Periodista y Organizacional, se crea el Consejo Profesional del Comunicador Social – Periodista y Organizacional y se dictan otras disposiciones.

De entrada observa uno, como extrañamente se conjugan dos actividades, que aunque correspondan a la actividad  de las  comunicaciones, son  bien diferentes; la del Comunicador Social – Periodista y  la de Comunicador Organizacional.

Por lo anterior, no entendemos como en el artículo segundo del proyecto de ley en comento se solicita, respeto al secreto profesional, el libre acceso a los lugares y fuentes de información, el derecho de petición presentado ante las entidades públicas y Empresas Mixtas del Estado, la objeción de conciencia frente a dar o recibir información que atente contra los principios religiosos, morales, éticos, étnicos, o de cualquier tipo, que para el  periodista caen como anillo al dedo, pero será lógico y válido para el Comunicador Organizacional? (Lea la columna).

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: