Las jugadas políticas de la nueva rectora de  la Universidad Nacional.


El Reverbero de Juan Paz había quedado en deuda con sus lectores sobre el tema de la elección de la nueva rectora de la Universidad Nacional, la profesora Dolly Montoya (foto), primera mujer en ocupar la rectoría en 150 años.

Una vez posesionada la nueva rectora, el Reverbero de Juan Paz recogió una valiosa información que comparte hoy con sus lectores, con la seguridad de que los sorprenderá con las noticias que ha logrado recoger en los sitios donde los nuevos dueños del poder se reúnen para tejer las redes del poder de la Universidad Nacional.

Un grupo de profesores multi-facultades, que se reúne todos los martes a tomar las onces en la panadería “Pan pa Ya” de la avenida treinta, frente a la ciudad universitaria, comentaba que como la elección de la rectora estuvo marcada por la política, su administración será altamente política. Ya en la ciudad universitaria se habla de este espacio como “la tertulia del pan”.

Una profesora de ciencia Política puntualizó que con Dolly Montoya llegaron nuevas orientaciones institucionales y se están evidenciando las mismas estratagemas que se conocen en la política tradicional colombiana.

El Reverbero de Juan Paz se enteró el martes pasado de un hecho importante que estaba oculto a la opinión pública: El rector Ignacio Mantilla pidió en su momento la renuncia a Dolly Montoya como Vicerrectora de Investigaciones. La profesora Dolly nunca escondió su molestia y por el contrario difundió en diferentes espacios institucionales su malestar y su distanciamiento con el rector Mantilla.

Un profesor de la Facultad de Ingeniería comentó, con marcada inconformidad, que, a la llegada de Dolly, varios de los directivos de la administración Mantilla fueron despedidos fulminantemente sin ninguna notificación previa por parte del nuevo equipo rectoral. El profesor reclamaba decoro y buenas formas en estas actuaciones de la nueva administración:

“A uno no le pueden llegar a las ocho de la mañana diciéndole: su merced, usted tiene media hora para desocupar la oficina porque desde este momento ya no es el responsable del cargo”. Este ingeniero comentaba indignado que “estas actuaciones ya no son patrimonio de los políticos de pueblo, donde se hace uso del poder por encima de las personas, y que la cruda realidad es que también se presentan en la Universidad Nacional”.

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: