El país que nos deja


Por José Félix Lafaurie (foto)

Tumaco: Otra vez en la oscuridad, en medio de su propia noche de abandono y violencia. “Perla del Pacífico” “Distrito Especial, Industrial, Portuario, Biodiverso y Ecoturístico”, como si la realidad  cambiara vestida de oropel. Una ciudad de 200.000 habitantes, sitiada por 23.000 hectáreas de coca del ELN, las “disidencias” farianas, el Cartel del Golfo y otras bandas criminales.

En octubre de 2017, el presidente anunció 6.500 militares y policías para custodiarla “por cielo, mar y tierra”. En enero, el vicepresidente abrazó a los lugareños, ofreció hasta 9.000 efectivos y anunció grandes éxitos en sustitución, como si la realidad cambiara con anuncios. Llegaron 2.000 uniformados, pero, desde entonces, volaron cinco torres y reaparecieron las casas de pique, un absurdo que debería avergonzarnos porque nos coloca, como sociedad, en los límites de la irracionalidad más primitiva.

Catatumbo: emporio cocalero con más de 24.000 hectáreas, gerenciado desde Venezuela y abandonado por el Estado. Asentamiento histórico del ELN, que hoy pelea a muerte con “los pelusos”(Lea la columna).

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: