Trastorno amoroso


Por Carlos Alberto Ospina M. (foto)

Buena parte de los amnistiados se consideran de otra naturaleza humana con derechos superiores a los demás mortales, hasta cierto punto, carentes de coherencia conceptual y de sentido de las proporciones. Gustavo Francisco Petro Urrego, obtuvo el perdón de los diferentes delitos cometidos durante su militancia en el M-19 a consecuencia de la negociación realizada con el presidente César Gaviria Trujillo. La extinción de la responsabilidad penal en virtud del indulto se refiere a la toma sangrienta del Palacio de Justicia el 6 de noviembre de 1985 y no hace mención a la condena de 16 meses en la cárcel Modelo de Bogotá por porte ilegal de armas y bombas de fabricación casera, descubiertas el 24 de octubre de ese mismo año en un túnel de 3 metros de largo por uno de ancho, donde estaba escondido Petro y otros dos subversivos en el barrio Bolívar 83 en Zipaquirá – Cundinamarca. En ese entonces, Gustavo Petro, era concejal de aquel municipio y portaba clandestinamente un revólver largo con más de 50 balas y material explosivo en PVC con mecha lenta. (Lea la columna).    

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: