La frustración de la utopía


Por Jaime Jaramillo Panesso (foto)

“Sueña el rey que es rey, y vive / con este engaño mandando, /disponiendo y gobernando….” Así describe Calderón de la Barca, el dramaturgo español  del siglo XVII, la ilusión del gobernante de la época. Hay escuelas o corrientes políticas que ofrecen paraísos terrenales por boca o escrito de sus predicadores que invocan el bondadoso trayecto de la transformación de la sociedad humana que parte de la crítica al modelo existente hacia un nuevo modelo que puede tener bases científicas o son construcciones ficticias llenas de utopía, esa materia “inmaterial” con que juegan los inspiradores (religiosos o civiles) que sirve de soporte para actos heroicos  o depravados, dependiendo  del desarrollo de la sociedad y el estado. (Lea la columna).

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: