El Jodario: Las tres del tintero


Por Gustavo Alvarez Gardeazábal (foto)

Son muy poquitos y los están acabando

El hecho de que al mismo tiempo tres de los más grandes promotores de la construcción de carreteras estén metidos en líos jurídicos (Conalvías, Solartes y Corficolombiana) y que igualmente el paro de los pilotos de Avianca nos haya hecho ver nuestra aviancodependencia y que la acusación contra Servientrega y Efecty por los papeles de Panamá haya puesto a peligrar el otro filón de la vida cotidiana nacional de giros y encomiendas, hace pensar que poco a poco nos acercamos a un gran cambio en este país, pero no por ideas revolucionarias sino porque los poquitos que soportan la estructura los están acabando entre las torpezas de sus dueños y la estructura del régimen.

Batalla entre fanáticos

Las redes están comunicando que al candidato presidencial Alejandro Ordóñez le cortaron su ingreso a you tube, donde tenía un espacio para poder explicar los principios filosóficos y morales de su mensaje político, porque un grupo de usuarios frenéticos elevaron esa solicitud al servidor puesto que se sentían afectados con lo que él dice. Aun cuando no se ha podido confirmar, ya no es posible  encontrar la imagen con cargaderas del exprocurador en el you tube. Pero independiente de si se comparta o no sus teorías y creencias, resulta muy grave que se atente de esa manera contra la libertad de expresión y mucho más cuando quienes lo logran parecen ser más fanáticos que el propio Ordóñez. Libertad es libertad para cualquier opinión o creencia.

La esperanza del transfuguismo

En medio de la hecatombe que sufren los partidos políticos, cuando por un lado tienen que elaborar listas para Congreso y por otro realizar campaña presidencial por candidatos que han recogido firmas de manera independiente, la única esperanza de supervivencia que les ha quedado es que se logre aprobar la posibilidad de cambiar de partido o de ingresar a cualquier lista diferente al partido por el cual fueron elegidos en el 2014. Esa prohibición de trasfuguismo, que estuvo vigente por varios años terminó, paradójicamente, matándolos.

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: