Conigravas, otro escándalo que vale 5 veces Dragacol


El caso más escandaloso de conciliación en el país es, paradójicamente, uno de los más desconocidos para la opinión. En los círculos del gobierno, de los organismos de control y de los tribunales, lo conocen como el caso Conigravas. Y el resumen es sencillo: Édgar Botero Henao (foto), un ingeniero especializado en demandar al Estado y que se dedica a promover reinados de belleza, lidera un pleito para cobrarle al Ministerio de Transporte una deuda que en 1983 era de 690 millones de pesos y que el año pasado, en el 2010, luego de que tribunales y cortes le dieron la razón, se convirtió en un pago a su favor por 82.000 millones de pesos.
La suma es estrambótica si se tiene en cuenta, además, que hasta ahora lo más escandaloso en materia de conciliación había sido el caso Dragacol, por el cual el Estado tuvo que pagar 26.000 millones de pesos, cuatro veces menos. En ese entonces concilió Mauricio Cárdenas Santamaría ministro del Transporte. Y como si fuera poco, la deuda corresponde a un tramo de una carretera entre Medellín y Turbo, en el sector de Vallesí, de 22 kilómetros, de la cual no se construyó ni un kilómetro, y por la que ya se habían pagado 24.000 millones de pesos en 1998. Así registró la revista Semana el inicio de este pleito en enero de 2011.

El Reverbero de Juan Paz les ofrece estas pildoritas para que usted vea la plata que va a perder el Estado, si el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, acepta pagar como lo hizo en el caso de Dragacol. Todos los documentos de este escándalo reposan en El Reverbero de Juan Paz.

  • Los constructores demandaron al Estado y en el año 1.998 decidieron conciliar por $ 25.000.000 aproximadamente: Se los pagaron a un señor Edgard Botero, dueño de Miss Mundo y a otros beneficiarios.
  • Después de recibir los $ 25.000.000.000, el señor Botero no quedó conforme con la cifra recibida por lo cual solicitó al Invías que le devolviera el título parta reclamar más dinero. El Invías se negó a devolverle el título pues era el soporte del pago de los $ 25.000.000.000 que le había pagado a Botero.
  • El señor Botero interpuso derechos de petición y acciones legales para obtener el título, pero esto resultó infructuoso pues le fue negada su petición incluso en los tribunales.
  • Inexplicablemente el señor Botero apareció con el título que nunca había obtenido en el Tribunal de Antioquia, ante el mismo magistrado que había realizado la Conciliación de los $ 25.000.000.000. Este magistrado, Jairo Jiménez Aristizábal, resultó ser primo hermano de la esposa del señor Botero, pero nunca se declaró impedido. Con base en ese documento el magistrado ordenó el embargo al Invías.

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: