Segovia, Buriticá, Remedios: La bomba de tiempo que tenía que explotar


Por Baldo de Ubaldis

A año y medio de la intervención de la Gobernación de Antioquia para desalojar a los mineros ilegales y normalizar la vida de esa población tomada por las Bacrim, las prostitutas y cuanta indisciplina social se pueda imaginar, la situación en este municipio, que tiene el infortunio de poseer en su territorio la mayor mina de oro de Latinoamérica, es el reflejo de lo está sucediendo en Remedios y Segovia y que puede hacer metástasis en otras regiones del país.

Una pequeña historia:

El candidato a la presidencia de Colombia, Alfonso López Michelsen, propuso en su campaña cambiar el esquema de concesión de petróleos por contratos de asociación y así lo hizo una vez llegó a la Presidencia. El vuelco fue total y Colombia, después de ser importador, pasó a ser exportador. El subsuelo, como lo dice la Constitución, es de la Nación y por eso la explotación de minerales lo hacen compañías transnacionales que tienen el capital y la tecnología para ello, a través de contratos de concesión para otros recursos distintos del petróleo. (Lea el análisis).

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: