Ana Ligia Mora: Una política más allá del discurso


Escuchar el sonido de los ríos, el cantar de las aves y el palpitar de los sapos son unos de sus mayores deleites. Ha entregado su vida al medio ambiente y aunque no es la madre tierra, le duele el daño que se le hace a la flora y la fauna.

Ana Ligia Mora (foto) es oriunda del campo. Llegó a la política porque nunca le han temblado los pies para enfrentar cualquier desafío. No olvida sus raíces ni muchos menos que nada le ha tocado fácil.

Tiene un compromiso fiel con salir adelante y no le apena decir que tuvo que vender la cámara que le había dado su padre para pagar el primer semestre de la universidad. (Lea la  crónica).

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: