Migración pendular, asesinatos y aftosa


La frontera entre Colombia y Venezuela hierve: las dinámicas históricas se están transformando en peores realidades

Por Diana Calderón (foto)

La conocida como frontera caliente desde las épocas del diferendo sobre el Golfo de Venezuela, en 2.200 kilómetros, hierve por estos días cuando se vuelven recurrentes los incidentes y provocaciones, como les llaman en el lenguaje diplomático.

Los cientos de homicidios, el contrabando de combustible, el narcotráfico y la guerrilla refugiada en el vecino país han sido constantes históricas en la frontera colombo-venezolana, pero algunas de esas dinámicas se han profundizado y otras se están transformando en peores realidades: asesinatos y aftosa.

Libardo Fuentes Hernández tenía 63 años, conseguía el sustento diario como operario de una retroexcavadora. Fue asesinado a tiros por guardias venezolanos en aguas de los ríos Táchira y Pamplonita, cuyos límites siguen poco claros. A Gelar Barreto, su compañero, se lo llevaron detenido y fue liberado por la presión de la cancillería colombiana. (Lea el análisis).

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: