En la Cumbre Mundial del Café,  mucho tilín, tilín y pocas paletas


En cuanto al Congreso Cafetero Extraordinario, fue un tema de trámite, de maquillaje, no hubo nada de fondo, nada trascendental, temas adjetivos. La Cumbre Mundial, mucha gente, pocas ideas, solo comisiones y propuestas de estudios para comprar tiempo y justificar el encuentro.

Hubo falta de planeación, esperaban 500 personas y les llegaron mil, fallas logísticas. La silvatina a Santos, grave, así los hayan sacado pronto. En cuanto a la no presencia del Minagricultura de Colombia, entendible. En todos los países ese ministerio es el que maneja el tema del café, pero en Colombia es el Presidente y el ministro de Hacienda.

Finalmente, en cuanto a La Federacafe (logo), sigue llorando en nombre de los productores a pesar de haber tenido buenos precios en los últimos dos años, tiempo durante el cual han tenido precio promedio de más de 850 mil pesos. El gran desafío no es implorar mejores precios. Los grandes retos están en la generación de relevo, escasez de mano de obra, la productividad, la diferenciación y avanzar en la escala de valor. Lo demás es buscar la solución donde no está.

Además la burocracia central y la internacional sigue campante. No han hecho nada. Trabajen ya en los temas de fondo, acuérdense señores de La Federacafe que los ciclos de buenos precios son fugaces y las crisis son eternas. Aprovechen este respiro que les ha dado la devaluación.

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: