Alminar: El desorden judicial y la carencia de estado


Por una rama judicial independiente de la politiquería inmunda que mantiene sumido al país en un estercolero.

Por José León Jaramillo Jaramillo. (foto)

“Los pueblos a quienes no se les hace justicia se la tomarán por sí mismos más temprano que tarde.” Voltaire.

“La injusticia en cualquier parte es una amenaza a la justicia en todas partes”.  Martin Luther King,

Me quejaba en la columna anterior del colapso del Proceso Penal Acusatorio, no solamente por el represamiento de las audiencias y por la corrupción que se otea, sino por el olvido, en las estanterías de la fiscalía y de los despachos en lo penal, de miles de centenares de procesos sin detenido y por la denegación de justicia que todo ello conlleva e igualmente por la repugnancia que me producen los campos de concentración, sin servicios sanitarios, que el sistema denomina cárceles y por la corrupción que en ellos impera.

Pero si por la Fiscalía y la jurisdicción en lo penal llueve por la jurisdicción en lo civil no escampa, el desorden es impresionante. Con el embeleco de la oralidad se transformó a la gran mayoría de los despachos escriturales en despachos de oralidad y se dejaron unos pocos de aquellos para que atendieran esos asuntos, pero atiborrándolos, previamente, con los miles de procesos escriturales de los que conocían los juzgados que transformaron en orales. (Lea la columna).

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: