En el tercer aniversario del convite


El columnista Jaime Jaramillo Panesso (foto) ofrece un análisis colateral entre el proceso de La Habana y los atentados de París.

“Si las Farc no entregan las armas, se desmovilizan y se acojan a las leyes y a la justicia transicional, seguirán siendo señaladas como terroristas. La masacre de Paris desnuda a las Farc que tienen contados los días para descongelar los estancados diálogos”.

“De emergencia, salió con rumbo a La Habana, el hermano del Presidente, Enrique Santos Calderón, hombre de toda la confianza y quien aplanó los obstáculos y abrió las puertas de los diálogos entre Farc-ep y el gobierno de su hermanito Juan Manuel. Ocurre que con motivo de la incursión terrorista de ISIS o Estado Islámico en Paris, una masacre simultánea en distintos lugares que dejó un saldo de 130 muertos y centenares de heridos, el mundo abrió los ojos y dio inicio a una contraofensiva”. (Lea la columna completa).

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: