El talante de un estadista


Un gobernador debe tener talante, tono, presencia y talla de estadista. Y un estadista debe estar por encima de las triquiñuelas, malas mañas, y de la guerra sucia que enfrentó antes y durante la campaña, y seguramente la que se le viene. Este fue el mensaje y la imagen que transmitió el nuevo gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez (foto), en el desarrollo de la primera rueda de prensa que les concedió a los medios de comunicación, luego de su victoria electoral del domingo. Se ve que en la Gobernación se va a notar muy ligerito la impronta de un mandatario sencillo, pausado y sin aires de soberbia, cercano a la comunidad, dispuesto al diálogo, con el estilo de quien le gusta escuchar, conversar y no imponer. 

Este es el gobernador que vieron los periodistas en el extenso diálogo con el mandatario, en el Hotel Dann Carlton. Luis Pérez regresa al poder después de 12 años, pero sin ánimo revanchista, aunque rebosando nuevas ideas para despertar a Antioquia, cuya “imaginación estaba de vacaciones”, dijo. Pérez hizo énfasis en que sabe perdonar y sabe olvidar y manifestó que no iba a ser como Kennedy, quien dijo que sabía olvidar, pero pidió la lista de sus enemigos… Cuando alguien le preguntó quiénes estaban detrás de la guerra sucia y quiénes habían recibido dádivas parta difamarlo y calumniarlo, respondió con calma: – “Ya se me olvidó”.

 

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: