Al oído y en voz baja…


  • Aún se escuchan los ecos de los resultados electorales del domingo…
  • Hay un cuento que lo soltaron en un restaurante peruano por Las Palmas. Que las cosas para Gabriel Jaime Rico iban muy bien, hasta que vino el presidente Santos (foto) a Medellín, ese mismo día que se fue a montar en bicicleta con el gobernador Fajardo y el alcalde Gaviria…
  • Pues dicen que en esta visita se maquinó la derrota de Juan Carlos Vélez, el candidato del Centro Democrático, el partido opositor que lidera el expresidente Uribe. En una forma metafórica muy descriptiva, comentaron que era interminable la cola de gente en el tobogán para deslizarse hacia la campaña de Federico Gutiérrez…
  • Esto no le resta méritos a la exitosa llave Federico-Eugenio, porque obviamente ellos no tenían ni idea de lo que estaba pasando.
  • Pero no deja de ser una paradoja que se hubiera dado la orden de votar en contra de un candidato que reunía los partidos Cambio Radical, la U, casi todo el partido Liberal y los conservadores que están más cerca de Santos que de la oposición. Mejor dicho, con Rico estaba la Unidad Nacional, que es la fuerza del Presidente.
  • ¿Y saben por qué lo dicen? Porque la maquinaria de Rico no se movió. Sacó 112 mil votos. Prácticamente lo dejaron solo. Pero el colofón de este episodio es otro: Que el presidente Santos ya no siente pena de dar esta clase de volteretas, y menos si se trata de jugar contra el expresidente Uribe, como en efecto sucedió.
  • Muy sencillo: Hubo una orden superior de votar contra Juan Carlos Vélez, a favor de Federico, en perjuicio directo de Rico. ¡Ah!, y también en Palacio traicionaron a Luis Pérez. Pero este cuento vendrá el domingo con pelos y señales….

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: